martes, 26 de agosto de 2014

Editorial

                 revista literaria 

con voz propia nº 61 – agosto 2014  


         publicación creada en noviembre de 2006
           distribución y publicación gratuitas



--
Que se callen las metralletas, las pistolas, los tanques, los misiles, las granadas.
Que se callen porque es el tiempo de las personas, los hombres y las mujeres, los ancianos y los niños.
Que se calle la muerte, porque es indispensable escuchar a la vida.
Que se calle el ruido de las bombas y termine el resentimiento, el negocio de la venta de armas, la locura del poder y el odio.
Porque ya es hora del Amor y el respeto por el prójimo, porque ya es tiempo de compartir un mundo en Paz.
                                                     
                                         Fuente: FM-Milenium, Buenos Aires, Argentina



Para leer en forma interrogativa

Has visto,
verdaderamente has visto
la nieve, los astros, los pasos afelpados de la brisa…
Has tocado,
de verdad has tocado
el plato, el pan, la cara de esa mujer que tanto amás…
Has vivido
como un golpe en la frente,
el instante, el jadeo, la caída, la fuga...
Has sabido
con cada poro de la piel, sabido
que tus ojos, tus manos, tu sexo, tu blando corazón,
había que tirarlos
había que llorarlos
había que inventarlos otra vez.

Julio Cortázar
Bruselas, 26-08-1914 – París, 12-02-1984


--
Pero te quiero, país de barro, y otros te quieren, y algo saldrá de este sentir.
Julio Cortázar, “La Patria”
--


Dentro de 50 años...
Por Mex Urtizberea

Dentro de cincuenta años poco va a importar cuánta gente fue ayer a la plaza, dará lo mismo quién ganó la batalla del rating este año, serán del olvido los bailes eróticos de Nazarena Vélez, los jugadores que no entraron en la lista, los legisladores que armaron su monobloque, y también El Código Da Vinci.
Lo que, definitivamente, sí estará presente es aquello que se haya hecho hoy por la educación.
Dentro de cincuenta años probablemente Kirchner sea el nombre de una avenida en Santa Cruz, Macri sea un apellido que se lea en una placa del club Boca Juniors o del Congreso, a Carrió se la podrá ver sólo en fotos, a Ben Laden en una estampilla de correo privado de Medio Oriente y a Bush en una estatua en una plaza perdida de Texas.
Lo que sí podrá verse, en vivo y en directo, y será imposible no ver, es lo que hoy se haya hecho por la educación.
Dentro de cincuenta años usted y yo seremos un recuerdo, o un olvido, pero no lo serán nuestros hijos ni nuestros nietos: para ellos será este país mal educado o bien educado, según lo que hoy se haga por la educación.
Dentro de cincuenta años no quedará ni rastro del debate sobre si está bien o mal que un niño use celular, sobre si es agresiva o no la campaña antievasión de Montoya, si Maradona se droga o no se droga, si María Eugenia Ritó es mejor vedette que Emilia Attias, si Felisa Miceli tiene poder o no lo tiene.
Lo que sí podrá encontrarse en cada rincón del país son los rastros del debate que se necesita abrir hoy sobre la educación.
Dentro de cincuenta años no será más que un número lo que se invierte ahora en seguridad, no le servirá a nadie lo que se haya gastado en campañas políticas, no será ni recuerdo qué comportamiento tuvo la Bolsa este año o a cuánto cotizaba el dólar.
Lo que sí se notará visiblemente es lo que hoy se invierta para educación.
Dentro de cincuenta años usted y yo seremos el pasado, como lo serán Kirchner y Macri, Nazarena Vélez, Carrió y el autor de El Código Da Vinci, y María Eugenia Ritó y los jugadores del Mundial y Montoya, pero no lo serán nuestros hijos ni nuestros nietos: a ellos les tocará un presente de país mal educado o bien educado, según lo que se haga hoy por la educación.
Y quien haga hoy algo por ella, quien muestre verdadero interés y se ponga a trabajar ahora apasionadamente para mejorarla, extenderla, financiarla, multiplicarla, quien se desvele para que llegue a todas partes, para que nadie quede afuera por razones económicas o geográficas, para que tenga calidad y que la calidad sea gratis, quien entienda que un país mal educado es un país condenado a muerte, y modifique este destino, entonces su nombre no será del olvido: dentro de cincuenta años estará presente en todos los rincones del país, será recordado con admiración y respeto.
Y no será sólo estatua, o calle, o foto, o estampilla. 

                             Fuente: Diario La Nación, Buenos Aires, Argentina


--
Al despertar, me acometió la idea de que no debía aceptar esta felicidad como algo a lo que tenía derecho, sino que debía dar algo a cambio de ella. (…) Antes de levantarme, había sellado conmigo mismo el pacto de que me consideraría justificado viviendo hasta los treinta años para la ciencia y el arte, y que a partir de ese momento me consagraría al servicio directo de la humanidad.
Albert Schweitzer
--

6 comentarios:

  1. Muchas garcias por este maravilloso envío, Analía. Valoro mucho tanto tu trabajo como los buenos deseos que nos expresas.Y muy por encima de todo, esta vez, valoro el trabajo de Elsa qeu ahs publicado; ojalá tu gesto lareconofrte un poquitito, ado que atraviesa el tremendo dolor de perder un hijo.Creo has ovillado en torno a ella un círculo mágico de amor y poesía. Por ello, Analia Pascaner , gracais nuevamente. Marta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus generosas palabras, mi querida Marta. Me reconforta leerte, gracias.
      Lamento el dolor de Elsa, hace tiempo no me contacto con ella, por eso tomo sus textos desde otras publicaciones literarias.
      Mi abrazo y mis deseos que estés muy bien, transitando días agradables
      Analía

      Eliminar
  2. Analia, querida amiga, gracias por el envío de la revista, la valoro por la elaboración total, en todos los detalles.
    Esta página está impecable, tenemos que disfrutar y analizar estos trabajos.
    Te mando un gran abrazo y siempre deseándote continuidad en tu labor.
    Betty

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tan alentadoras y elogiosas palabras, mi querida Betty, valoro y aprecio tu opinión, gracias. También vos sos una gran trabajadora para las letras.
      Un abrazo y mis deseos de días plenos de bendiciones
      Analía

      Eliminar
  3. Gracias, Analía, por difundir nuestra poesía.
    Beso grande!
    JM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecida, José María. Es agradable transitar este camino junto a tanta gente trabajadora por y para las letras, como vos por ejemplo. Gracias.
      Saludito cordial, que tengas bonito día, si?
      Analía

      Eliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner