domingo, 22 de junio de 2014

Silvia Susana Rivera

Nostalgia

Nomeolvides celestes pegaré
en tu luz a punto de extinguirse.
Tengo espejismos deshabitados,
ondulados por caminos azules
con perfume a mar, a cuenco sagrado.
Con mis manos cubriré
tu pecho de rojos sentimientos,
de ocres nostalgias,
presintiendo tu adiós.
Te taparé con nomeolvides,
el calor del sol las mantendrá siempre vivas,
quemándose,
mientras el cuerpo estará hueco, vacío, silencioso.


Mami

De la negra melena.
Largos hilos blancos,
tejen las estrellas.
Allí, donde confluyen
mi identidad de sol, de rayo y caracola
Allí, donde escriben las medusas,
sus frías y eléctricas confusiones.
Allí donde crece la hierba fresca
de mis piernas cansadas,
desgastadas de camino,
Allí, justamente allí, esperándote,
con el alma estrellada,
de tu vientre estriado
de tardes largas
esperando tu regazo,
caricia tardía, pendiente de un abrazo
finas manos, callosas de trabajo,
Un pañuelito blanco, plegado en tres trazos
unos ojos negros, mirando desde lo alto
Un millón de besos suben
reparando el sueño,
tranquilizando el camino del regreso.


Maternidad

Con trocitos de barro,
te imaginé
Armé cacerolas,
platos, cucharas,
una mesa,
una cama,
un sol en nuestra ventana.

Te decoré,
Con pétalos de malvón,
rojos, rosas, blancos.
Puse palitos
En tu torta de cumpleaños.

Serví en tazas de porcelana,
ricos chocolates,
de tierra aguada.
Yo era feliz,
Vos eras feliz.

Eras hermosa.
Tus ojos verde vidrio,
la boca roja,
de eterna sonrisa.
La piel negra brillante.
El traje de bailarina.

Un día te fuiste.
Los trozos de barro
se quebraron.
El sol se marchó por la ventana.
Quedó la ilusión que algún día,
volvieras,
hecha carne, llanto, risa,
para comenzar de nuevo,
a cocinar cacharritos de barro,
para vos,
hija, nieta,
amiga, niña,
y la vida
entraría de nuevo por la ventana.


Silvia Susana Rivera. Bahía Blanca, Buenos Aires, Argentina


--
Haz lo necesario para lograr tu más ardiente deseo, y acabarás lográndolo.
Ludwig van Beethoven
--
          

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner