domingo, 22 de junio de 2014

Martín Giovio

¿Donde tendrá su espacio el espacio?

Atravesando por lo experimentado,
Descubriendo caminos que no se han inventado.
Desafiando las leyes del libro llamado destino,
Desconcertado en el ojo del huracán,
Resucitando a los inquietantes dardos que llegarán,
Locas sensaciones prendidas en mis arterias.
No tengo nada que explicarle a la explicación,
Situación que parece que ya existió,
Deja vú que florece para dudar de lo que nunca tuvo vida,
Regar almas con mi ignorancia volcada en un papel,
Conjuntar historias primitivas con las recién nacidas.
Pelearle al tiempo,
Mentirle a la mentira para que calle para siempre,
Recorrer el lugar invisible que a veces puedo ver,
Anticipar lo que vendrá y entender lo que ya pasó.
Acompañado de esa sombra que brota a mi costado,
De mi soledad, la misma que copia mi figura,
Idéntica a la del ángel que empuja para no dejar caer.
Seré mortal en los sitios que nunca existirán,
Insólito sueño que aún no se ha comenzado a soñar.
Las aves sienten la verdadera libertad en las alturas al volar.
Se sabe que siempre vas a estar acá,
Aferrado a lo que sujeta mi razón,
Hasta la infinidad de las cosas quieren respirar,
Pero no continuamente lograrás lo que pensás.
La imaginación es el poder más hermoso,
Despertar a ese sueño apagado que me hizo feliz.
Sentir al que llevo dentro,
Ver qué hay del otro lado del hoy.
¡¡¡El viento trae tu voz!!!
Aclara la noche porque despertó el sol,
La luna envejece lentamente y se apaga.
¿Qué es lo que quedará?
¿Dónde tendrá su espacio el espacio?
Desenmascarar al planeta que vendrá.

01/11/08


El poema que quería ser canción

No fue lo que quiso ser por falta de acordes,
El escrito que en algún lugar escondes.
Perdurará sobre el aire negro esta ficticia emoción,
Que va desapareciendo del deseo, durmiendo en el sillón.

Soñaba, por un instante, tener tu voz.
La canción que quiso ser poema
Se fue desangrando sin vos.
La respuesta de tus sueños vuela en tu interior.

Guerrero de utopías lejanas,
Humanidad inhumana tan cercana.
Imagino a mi canción volar por la ventana
Tengo la sensación de que puede ocurrir mañana.

No hay acto de cobardía mayor
Que festejar el ajeno dolor.
Lucha contra tus malas ganas de ayer y de hoy,
Descubre la luminosidad en lo oscuro, mi amor.

Cambia de color tu mirada,
Cambia el agua en la que nadaba,
Cambia la música en la que tu pensar danzaba,
Cambia el cambio, cambia la ropa abandonada.

El sonido ideal de esta canción que nunca fue
Está en tu cuerpo, tu mente, en el que ya se fue,
En la hoja de otoño, en el recuerdo nubloso, en tus ojos,
Ponle la melodía que creas, así siempre estoy con vos.

10/05/12


Martín Giovio. Chacabuco, Buenos Aires, Argentina


--
Cuida tu ambición. Puede volar pero también arrastrarse.
Edmund Burke
--
         

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner