domingo, 22 de junio de 2014

Alejandra Zarhi

Ala rota

Como un ala rota,
mi alma no vuela.
No esparce su ruta,
del frágil poema.
Mis faroles son rojos,
mi boca se quiebra.
Como un ala rota,
otoño comienza.
¿Qué trae el silencio
del agua en la tierra?
¿Qué trae el silencio
en la noche quieta?
Soledad y hastío
flor en primavera.
Como un ala rota,
tu nombre me besa.
Floreció la lluvia
amó la caleta,
el lenguaje breve
de la fresca arena.
¿Qué no sabes de cielo
si ya eres estrella?
Como un ala rota
mis manos ingresan
a sumir sus ansias
en la azul quimera.
Tengo miedo, que no vengas
cuando yo te grito, lejano mío.
Como un ala rota,
cruzan mis penas,
campaniles mudos,
marchites de piedra.
Silencio y ceniza, tras de esta leyenda.
Como un ala rota,
mis sueños no vuelan
no pulsan el tierno cuajar de una estrella.
Estrello el silencio, y beso la tierra.
Como un ala rota,
mi alma no vuela.


Cinco caminos

Aquí están mis manos ¿las ves?
Son cinco caminos de mundos diferentes
cinco huellas idas hacia un confín oscuro.
Yo también quiero darte el himno de mis manos.
Con esta sensación de cisnes muertos
con la amargura de un pájaro vencido.

Entregarme sumida a la quietud de aurora
de tu nombre de espigas y sollozos.
Este es el himno gigante de las mías
también están llorosas en la angustia,
y buscan olvido en tus olvidos.

Quiero tejer la cabellera rauda, pujante
y de amapolas.
De tu pelo guirnalda, con estas manos
de hojarascas que duermen.

Estas manos son parte de un camino
que va al mundo impreciso de lo que
quiero mío.
Con estas manos, adivino, la savia de tu cuello.
La sombra de tu sombra, la voz de tus acentos;
y como estoy dormida entre estos cinco caminos
he sembrado tu nombre:
Con la mejor sonrisa.


Del libro Caliche encantado


Alejandra Zarhi. Santiago de Chile, Chile


--
Deja estos restos del naufragio y estas ruinas aquí, en el lugar donde aconteció. Echa todo eso a un lado. Comiénzalo todo de nuevo. (...) Haz cualquier cosa, excepto echarte al suelo y dejarte morir.
Nathaniel Hawthorne
--
          

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner