lunes, 19 de mayo de 2014

Sergio Borao Llop

El poeta y su sombra

Le vi por los caminos de la vida:
Era la viva imagen de la muerte.

Era el poeta caminando solo
por la orilla de un río.

Resultaba difícil
determinar si era
el poeta o su sombra
eso que derivaba en la corriente;
resultaba difícil
saber cuál de las sombras
era real, cuál era
tan sólo una ilusión.

Y el río nunca cuenta sus secretos.


De pronto abrir los ojos

Yo no sé por qué vivo
la vida de este otro
que se parece a mí,
que habla como yo hablo
y ríe como río
pero que no es (¿soy?) yo

si sería tan fácil
saltar, abrir los ojos,
atravesar la línea…
de pronto abrir los ojos
a esa otra realidad
que yo sé que está ahí
pero que no distingo
perdido entre estas calles
que parecen tan sólidas
confinado a estas ropas
cautivo de este cuerpo
que me ahoga y contiene,
anclado
a la expresión idiota de mi rostro
que mira una pantalla
donde bailan las sombras de otras gentes
que,
         lo mismo que yo
tampoco existen.


Rocío

Estrecho manos que se perderán
en las encrucijadas del olvido.

Beso labios efímeros,
destellos en la niebla.

Persigo sombras vagas,
ecos quizá, reflejos.

¿Dónde está el Horizonte
que alguna vez soñamos?

- No hay Horizonte: Sólo
la inasible caricia de la brisa
en su tránsito ciego; solamente
el roce de la vida, insinuado.


Muchos emprendieron este viaje

Muchos emprendieron este viaje
pero llegar
no es sólo una cuestión de fe
o de resistencia,
no es tan sólo el deseo de arribar
o la esperanza ingenua
de un puerto que finalmente nos acoja.

La ruta es muy compleja
y los viajes no son lo que parecen.

Por el camino
vas dejando jirones de tu esencia
y tras unas etapas ya eres otro.

Y comprendes entonces
que ya no sabrás nunca
si vas a terminar lo que empezaste,
no sabrás nunca
si allá en el horizonte existen Ítacas
o fue sólo una ilusión desdibujada
por las certeras llagas
que adornan tu costado.

Pero la fiera voz de tus entrañas
exige un nuevo paso, pues no en vano
hay sangre nómada corriendo por tus venas.


De Por si mañana no amanece
Poemas tomados del blog del autor: http://sergioborao2011.blogspot.com/


Sergio Borao Llop. Zaragoza, España
Ha publicado El alba sin espejos, por el sello eBooks Literatúrame! https://literaturame.net/libro/el-alba-sin-espejos


--
Y no es que existan las casualidades, simplemente cuando alguien busca algo siempre lo encuentra, es el deseo de la persona lo que hace que las cosas sucedan, su necesidad lo lleva a ello.
Hermann Hesse
--


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner