viernes, 4 de abril de 2014

Stella Maris Guibaudo

Angelado

-----------------Un silencio lleno de promesas

…es el que me contiene en el tiempo de oración,
Cuando la angustia da lugar a la esperanza,
Porque me entrego a la voluntad del Creador.

Es un momento místico, colmado de ilusión,
Desde el que puedo renacer fortalecida
Para volver a transitar lo cotidiano
Confrontando el misterio de la fe,
En reñido combate con la abrupta realidad.


Elogio del fuego

Te invito a imaginar conmigo
Una noche junto al río…
Todo el paisaje oscurece
Mientras el cielo se enciende,
Con sus farolas plateadas,
Y aquí, abajo, vos y yo…
En la tarde hemos juntado
Varios troncos, ramas secas,
Hasta formar un montón…
Y los hemos colocado
Sobre la arena caliente,
Cerca del agua silente,
Que sólo refleja el eco
De algunas voces lejanas…

…Es de noche y junto al río
nos sentamos a mirar
cómo comienza a crecer
la luz rojiza del fuego…
arden los leños chirriantes,
la llamarada se agranda,
y nuestros ojos no alcanzan
para abarcar el encanto
que nos ofrece este fuego…

Entonces, yo te propongo
Imaginar lo que quieras:
Te sugiero, por ejemplo
Un gran incendio en un bosque…
O, talvez, otra visión,
Fantasmal, si lo prefieres…

Pero, pero en verdad, lo que quiero,
Es que estemos vinculados
Por este lazo de fuego
Para gozar con sus brasas,
Sintiendo que su calor
Nos envuelve y nos protege,
Dándonos la sensación
De estar aislados del mundo
Que, salvaje, se desangra
En otros cercos de fuego,

Que no son como este fuego
Pues lo hicimos con amor.


Stella Maris Guibaudo. Puerto Rico, Misiones, Argentina


---
Aunque sea un acto inútil, el esfuerzo que le pones se queda dentro de ti.
Haruki Murakami
---

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner