viernes, 4 de abril de 2014

Lydia Pistagnesi

Inhóspita región

Inhóspita región,
azotada por vientos implacables
y contaminación ambiental.
De la profundidad de tus entrañas
brota la negra sangre que te roban,
riqueza mineral para unos pocos.
Rudas facciones guardan dolores y secretos.
Hombres luchando con la naturaleza,
manos callosas, rostros arrugados,
tratando de subsistir por sus familias,
Mientras se mecen incansables las cigüeñas
rutinarios robots sincronizados,
tomando al oro negro
del útero mismo de la tierra,
mientras un pueblo mira acongojado
esperando respuestas que no llegan........................


Madre Coraje. Dedicado a Susana Trimarco

Con los ojos secos, crispados los labios,
constante en tu lucha buscando justicia,
por tener nuevamente en los brazos
a tu niña ausente, que seres macabros
desaparecieron hace ya diez años.
En ese negocio de sexo y miseria
trafican los falsos mesías de turno
apañados siempre por los poderosos.
¡Tú te abalanzaste haciéndoles frente
buscando a Marita!
Pasado y presente, sin tapujos,
sin miedo a la muerte,
fuiste denunciando todo ese sub-mundo.
Ay Madre Coraje, no te amilanaste
ante ese flagelo, de sucios prostíbulos
donde esconden a niñas- mujeres, raptadas
golpeadas, vejadas, drogadas, vencidas,
para utilizarlas en viles negocios,
pisando la honra de las inocentes.
Filosas palabras llenas de improperios
con aspas de infamia, pretenden callarte,
pero el mundo ha abierto los ojos
y está de tu lado.
Tu lucha Susana no quedará impugne.
Hoy en el banquillo de los acusados,
tiemblan los culpables negándolo todo.
La justicia es lenta pero ten confianza
la verdad muy pronto mostrará su rostro.
Y una tarde cualquiera…
cuando el viento traiga perfumes de antaño,
sentirás sus pasos, golpearán tu puerta.
Y allí estará ella buscando tu abrazo,
con otra mirada, con mucha tristeza.
Pero tú que tienes tanto amor guardado
con suaves caricias borrarás las huellas
de tantas heridas, de tanto cansancio!
Volverá la niña, volverán los juegos,
y serán dos seres que en pos de justicia
siguiendo la lucha por tantas mujeres,
que han sido arrancadas de hogares felices.
Unámonos todos para que ellas puedan
borrar las heridas que nunca desearon
y vuelva la risa a sus rostros tristes,
y cumplan los sueños que un día perdieron……

¡¡¡Mas nunca olvidaron!!!


Poemas de los libros: Eres el paisaje que se adentró en mi sangre, El grito que acompaña mis silencios, La mirada que se esfuma en el crepúsculo, Cuando asoman las lágrimas


Lydia Raquel Pistagnesi. Banfield, Buenos Aires, Argentina


---
Sin riesgo no se hace nada grande y memorable.
Terencio
---

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner