viernes, 4 de abril de 2014

Juan Cicale

Resultados *  

Mariela vino desde que comenzamos a levantar las paredes. No era la más chiquita de los que se acercaban a diario, pero continuó siendo La Beba. Uno la recuerda desde el principio cuando llegaba con sus hermanos mayores, de pañales y la mamadera colgando en su boquita.
Infaltable en todos los talleres, lo que a ella le gustaba era estar. En el primer encuentro periódico, La Beba jugó un papel preponderante. Con sus tres años, fue la única que se animó a hablar. Así, paradita, con el índice de su mano afirmando sus palabras dijo: "Yo quiero decir que tengo una gallina".
Pasó el tiempo y nos invitaron al programa Tierra de nadie, que conducía Federico en la radio FM Norteña de Tolosa. Fuimos con diecinueve chicos, un verdadero alboroto radial, tocaban los equipos, se interrumpían, pero de a poco se fueron apaciguando. Transcurrido un rato, La Beba se arrimó al micrófono y con una sonrisa espontánea sentenció:
-Yo, tengo una gallina.
Federico le preguntó:
-¿Te gusta jugar con la gallinita?
Ella con gesto serio contestó:
-No, yo la quiero para comérmela.
Los chicos se rieron pero La Beba siguió mirándonos, y en su mirada transparente se leía, con el hambre no se juega.


De su libro La casita de Gorina. El Molino de Pimienta/ Editor
* Testimonio tomado del Boletín cultural De ida y vuelta, editado por Luis Carro. Colonia, Uruguay


Juan Cicale. Nació La Plata, Argentina. Reside en Colonia del Sacramento, Uruguay


---
A veces se hacen concesiones sobre las cosas secundarias. La vida es tal que no hay que hacer concesiones en las cosas esenciales. 
Nazim Hikmet
---

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner