viernes, 29 de noviembre de 2013

Zulema Funes

-Nació en Zapala, Neuquén. Reside en General Madariaga, Buenos Aires, Argentina-


Felices cien años abuela...

                  Por la maravilla infinita de haber vivido cien años…

Tienes guardados en tus ojos los días del último siglo, y, hace cien años, que ejercitas el ritual de la caricia.
Tienes fresca la sonrisa y limpio el corazón, y aún conservas la mirada asombrada de los niños, porque… aún tienes de niña el alma.
Y, yo te amo…
Porque encuentro en ti a la abuela que no tuve, esa que infunde paz y serenidad.
La abuela siempre soñada de la capa y el sillón, la de los largos silencios y el pensamiento ausente.
La de los cuentos y las historias.
La que pudo escuchar la música de cien años, viendo nacer cien veces la rosa, mientras tejía los sueños de la vida.
Y, yo te amo así… pequeña y frágil, en apariencias, pero… inquieta y vivaz.
Madre de madres…
Pilar unificador de la familia.
Cuerpo, cuna, brazo.
Abrazo que une, oración que acerca.
Consejo oportuno y sabio, dicho a media voz, como pidiendo permiso.
Y porque eres así, única…
Yo te amo…
Porque, aunque no eres mi abuela
Eres “La Abuela”, la que es un poco de todos… Y mía también.


Dormida antes del alba

La luna no quiso ver,
Como te ibas por la arena
Perdiéndote a la distancia,
En una noche serena

Callada escuchó tus pasos
Deslizarse hacia la muerte
Y mirando hacia otro lado,
Maldijo tu mala suerte

Ella sabía que quizás
Esa noche partirías
A reunirte con el dueño
De tu mirada infinita.

Ese que día tras día,
Lamía tu pie desnudo
Y te invitaba a quedarte,
Para compartir su embrujo.

¿Qué miedos te cercenaron?
¿Qué dolor cerró tus manos,
y te empujó suavemente,
a las aguas del mar manso?

Ay Alfonsina, tu pluma,
Que se sintió abandonada
No pudo escribir los versos,
Que te nacían del alma.

Ay poeta de poetas.
Ay mujer tan mal amada
Ay hilandera de sueños,
Dormida antes del alba.


***********************************************
Volví a sentir unas inmensas ganas de vivir cuando descubrí que el sentido de mi vida era el que yo le quisiera dar.
Paulo Coelho
***********************************************

3 comentarios:

  1. Los cien años de tu abuela me conmovieron por ese recorrido de palabras y recuerdos de la nieta que sabe amar, decir y conmover a quien la está leyendo.
    Felicidades Abuela y Nieta.
    Betty

    ResponderEliminar
  2. Qué hermoso escribes....Felicitaciones, amiga...

    ResponderEliminar
  3. Gracias por vuestra lectura y conceptos, queridas Betty y Graciela.
    Un saludito cordial y mis mejores deseos cada día
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner