viernes, 29 de noviembre de 2013

Raúl Feroglio

-Las Parejas, Santa Fe, Argentina-


Hacer la cuenta

                   “dividido vos…” Katia Phous

Uno dividido vos es tanto
¡Tanto he dividido en vos!
¡Cuánto!
En cada muslo tuyo puse mi interés
multiplicamos los indicios donde bailan
los unánimes deseos cada día
cada día
Uno dividido dos es medio
y yo, es decir Uno
dividido vos soy medio
Cálculos infinitesimales de la llaga
resultantes de unas suelas reventadas por los años
entretanto siguen:
el mundo, el universo, Stephen Hawking,
dividiendo en vos como si nada.
Ocasiones hay donde conviene
y otras donde más nos vale
no hacer la cuenta.


Argumentos

El vino curvándose en la boca
el cine, las playas y lo picante del ají
la pasión del fútbol con derrota y todo
la gloria de los goles y un color infancia
El recuerdo de esa calle, y empeñarse con los hijos
impregnarse de sus fiebres, su futuro
Anhelar y andar, rondar y volver no habiendo ido
El vino, todo el vino y su arrabal de insomnio
el golpe turbador de los azahares
Cultivar jardines inocentes,
cosechar tomates,
soñar horizontes tan lejanos, perseguirlos,
viajar…
Las noches de sudor en sombras palpitantes…

Argumentaciones heroicas,
desesperadas
inútiles,
contra universal, inexorable
soledad.


Mañana

Cuando divida la risa en cuatro partes
y te encuentre
camino
luz y madrugada
cuando suspenda la aguja y el zapato
y te vea
mirada
silencio y rebelión
fresnos y benteveos
engendrarán
de sabios
la mañana.


El recuerdo

El recuerdo del éxtasis
no se parece al éxtasis

La mano que se hunde
la que trepaba lo profundo, es y no es
la mano
que en la memoria ya saciada
perfumaba de certezas el corazón ansioso.
El momento que
fuego de artificio
y noche ciega a la vez
en explosión marina
salpicaba labios
ha desaparecido del estante
ahí donde brillaba
oscuro
junto a un frasco vacío
la colección incompleta de autitos de carrera
y el latigazo de pena
que volvió
cuando pensaba que los planetas
ya no giraban como antes.

El recuerdo de la pena
se parece a la pena
en cierto olor a muerto querido
a una cuerda cortándose
hasta que aparezcan ellos
brillando en superficie
con destellitos de risa entre
la luz salvaje
despertándonos.


Poemas del libro Sueño de agua. Ediciones El Mono Armado. Buenos Aires, Argentina. Septiembre 2013
  
***********************************************
Camina lento… no te apresures que al único lugar a donde tienes que llegar es a ti mismo.
José Ortega y Gasset
***********************************************

2 comentarios:

  1. Raúl: excelentes poemas, llenos de filosofía de vida. Abrazos
    Rosa Lía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura, Rosa Lía
      Saludos cordiales
      Analía

      Eliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner