viernes, 29 de noviembre de 2013

Jorge Castañeda

-Valcheta, Río Negro, Argentina-


Eclesiastés

Yo voy juntando estrellas en la noche callada
Y me brillan las manos con clarísima luz.
Yo maneo al lucero en plena madrugada
Y la traza conozco donde marcha la Cruz.
Yo sé que las Marías encuentran su morada
En el cielo más bello que se ha visto en el Sur.

Yo conozco las huellas del puma predador
Y voy por las picadas llevando mi verdad.
Yo he mirado la luna en todo su esplendor
Cuando viste de plata su clara vanidad.
Yo presiento en el aire el inquieto rumor
Que viaja en el cielo con voz de tempestad.

Yo levanto las piedras pulidas por el río
Y me subo a los montes del último confín.
Yo viajo con el viento como si fuera mío
Y abrevo en las vertientes un alba de carmín.
Yo conozco los nidos en el peñasco frío
Donde remonta el águila con su vuelo sinfín.

Yo conozco los vados del río en la espesura
Y del mar impetuoso he gustado la sal.
He mirado los pájaros que vuelan en la altura
Y pesado en mis manos la roca mineral.
Yo sé que hay en las cosas una cierta ternura
Y también muchas veces una pizca de mal.

He visto muchas cosas y todo es vanidad
Dice el Eclesiastés. Y también el hastío
Que en el alma nos deja no encontrar la verdad.
Ser falibles y pobres, menguado todo brío,
Esperando la barca que con cierta ansiedad
Para siempre nos lleve en las aguas del río.


Yo he buscado mi luz

Los cerros, las jarillas, los basaltos.
Todo bajo el cielo fue cerrazón.

De golpe fueron rotas las esclusas
Y descargó su furia el chaparrón.

Ha pasado el chubasco. Una ventana
Se abrió en el cielo donde alumbra el sol.

Mi alma que estaba oscura y guarecida
Vislumbra tal vez un tiempo mejor

Porque ha mirado el abra pequeñita
Que anuncia sobre la vida un albor.

  
***********************************************
La calumnia siempre es sencilla y verosímil. Y en esto se diferencia muchas veces de la verdad.
François Mauriac 
***********************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner