sábado, 15 de junio de 2013

Carlos Figueroa

-Santiago del Estero, Argentina-


Fin de año

Gracias por tus buenos deseos,
y también por el instante
que dejaste pasar en este día.

El carrusel que nos guía 
no perdona, y fiel a su designio
sigue su camino sin mirar atrás.

El tiempo es el único que triunfa
y vive siempre ufano
en su mágica ronda que no cesa jamás.

Somos alimento de ese monstruo,
que nadie sabe de donde viene
ni hacia donde va…

En tanto nosotros, sin rebeldía
seguimos saciando su sed de eternidad.

Enero de 2013


P A N C H I T O

En tu nombre traes el viento
que soplará dulcemente
sobre los dominios del silencio.
Ya estas aquí en septiembre
sin saber que el hombre tardó milenios
en definir los humanos gestos,
esos que hoy te muestran
buscando en tu madre el alimento.
Más tarde conocerás por la piel a tus afectos,
y los sonidos te hablarán
de la mágica palabra que nos hizo reyes.
Ahora ya desandas los días del destino,
ese claro-oscuro que sabe de tu historia,
por ello el futuro será un canto de alegría
para quienes ansiosos te esperábamos
con las manos extendidas.

Dedicado a mi nieto Francisco nacido el 3/9/12


Cenicienta

Hasta hoy eras cenicienta
en mi universo,
siempre en segundo plano
a la hora del esfuerzo compartido
en el rutinario trajinar de los días
que nos van envejeciendo.
Ahora ya no puedo
ni elevar una plegaria con tu gesto,
tampoco atrapar un balón juguete del viento.
No te sabía tan necesaria,
al este del mundo, solitaria
mi preciada mano izquierda.

Junio de 2007


***********************************************
En un minuto puedo cambiar mi actitud, y en ese minuto puedo cambiar el día entero.
Spencer Jonson

***********************************************

2 comentarios:

  1. Simpleza y espotaneidad en tus versos que conmueve...felicitaciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura, querida Graciela.
      Mi cariño y mis mejores deseos
      Analía

      Eliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner