lunes, 13 de mayo de 2013

María Pugliese


-Muñiz, Buenos Aires, Argentina-


a contrapelo
cabalgamos llanuras
desiertos estepas
cima y sima
nos elegimos viento
flameamos entre mástiles
proas y popas
enaltecimos al agua
y aplacamos al polvo

por las terrazas y los terraplenes
por los sinuosos senderos de las villas
a la hora de la siesta
escandalizamos el meneo de las hamacas y los barriletes
con alas de gaviotas
y temblor de palomas en celo

fuimos viento
herederos
del miedo a las catástrofes
fuimos giro torbellino ímpetu
trashumancia

                                         huérfanos
                                         del tibio arrullo
                                         previo
                                         al sueño profundo
nos elegimos viento
para deambular
por ciudades oscuras
a medianoche
y desprender sin pudores
las vestiduras del paisaje

ingenuos e ignorantes
nos elegimos viento

                                         dónde virar
                                         cómo reconocer
                                         encontrar

*  *  * 


esas estampas
por detrás
son huellas?

hubo pies  territorios rutas
allí entre las madejas?

los residuos que deprenden aromas nauseabundos
contienen algo más que abandonos y muertes?

fiel a los hilos de
deshacer las tramas
y desatar los nudos
atraviesa lo enmarañado
a paso lento
se encauza hacia el plácido sendero de sus ojos
e interroga
queda algo por decir?


en medio de las sombras que se desperezan
sobre un haz oblicuo de la lámpara
al ras del vaho extendido por las hojas del tilo
encima de los paños que ondulan la terraza como fantasmas
en frente del ocaso en el que la ciudad se aletarga
y nos devuelve las voces de los niños allí abajo
los cantos de los obreros que penden de una soga
el crujir de los carros y las bocinas
las sirenas
las cortinas de agua

todavía
queda mucho por decir

los sitios de la espera y el desencanto
debieron   haberse poblado de palabras
los gestos de su pulgar en mi mejilla
debieron  haberse poblado de palabras
las bocas entrelazadas en los besos
debieron  haberse poblado de palabras
el sudor el cansancio el llanto la traición  la cobardía
debieron   haberse poblado de palabras

cada país habitación  suelo lecho manta
que nos atravesó  distanciados vacíos tristes extraños
debieron  haberse poblado de palabras
las tenues nevadas sobre las acacias
el sopor del asfalto en los eneros
los zorzales y tacuaras en pugna por tan solo una rama
debieron haberse poblado de palabras
los aeropuertos  las estaciones  y los equipajes
testigos permanentes
debieron  haberse poblado de palabras


por los bálsamos del sol al mediodía
por los túneles del miedo y las retaguardias
por los escondites que gestaron y dieron a luz estigmas de esperanza
por las voces desperdigadas en soliloquios
y por todos los espacios del desencuentro

aún
queda tanto 
                  por decir


Poemas inéditos, del libro Ejecuciones

***********************************************
Saber es relativamente fácil. Querer y obrar de acuerdo a lo que uno quisiera, es siempre más duro.
Aldous Huxley

***********************************************

4 comentarios:

  1. preciosos los poemas de Maria.Hace mucho no la leia.
    Felicitaciones!
    Marta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Marta querida.
      Sabés que María es una constante colaboradora.
      Un abrazo, si?
      Analía

      Eliminar
  2. Gracias Marta, hace tiempo que no nos cruzamos en espacios virtuales...un abrazo
    Analía, como siempre un abrazo, maría

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos, María, por permitirme compartir tus textos.
      Saluditos y buenos deseos
      Analía

      Eliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner