sábado, 23 de marzo de 2013

Julio Bepré


-Poeta de Córdoba. Reside en Buenos Aires, Argentina -

Siempre

Nada se vislumbra distinto. Creo
que siempre seguiré mirándote.

Me ocuparé de apartar los años
con falsos números de ausencia. Siempre
en mi solapa lucirá la flor
con tu color amado, y tu voz, sí tu voz hoy
cantará esa canción que entonabas
al descuido y por lo bajo. Siempre.

No quiero ya palabras
No quiero más vacuos sonidos. Quiero
sentir el silencio de cuanto es y fue.

Aún llevo desvelos en mi amor
y mil llamados de toda esta nostalgia. 


Tensión

Fue en ese día de aquel turbado mes
cuando volvió envuelta en su silencio.

La brisa sin cesar ondeaba
y ella corría y corría y más corría
sorteando con gracia todo estorbo.

Mínimo fue ese suceso ante mis ojos
sujetos al desvelo de la luz matinal.

Albergo ahora el temblor de un vocablo
y al momento me agobia otro dilema.

Indago empecinado y me ignoro y aíslo
de cuanto halló el sigilo y después olvidó.

¿Quién es esa mujer de arribo presuroso
que al llegar recompone este irresuelto afán?

¿Dónde es posible hallar y aguardar o acrecer
una respuesta pronta y así saber lo que vendrá
en todo esto que vivo? 


Hasta hoy

No puedo demorar este momento. Vivo
como aquel que soñó adentrarse en el aire
y encontrar el misterio que tienen las alturas. Ver

cómo encapota aquel cielo sombrío y cómo  
alguien camina por un yermo extendido donde
no existen más rastros del último verdor. Tiembla

cada ser. Se agita una presencia de años
y años con la misma zozobra. Y al fin
queda solo el más simple mirar desde una

empañada ocasión y una nueva promesa
hasta hoy no cumplida.


Mudanza

¿No tenías cuenta que al nacer el día
y al retirarse todo el cobijo del sol,
el corazón volvía hacia un ayer
en este ahora incierto y no deseado?

¿Que al partir huyeron los vocablos
y al final sólo hubo una plática tensa
en aquel prado donde siempre reímos?

¿Que parece la vida un deslucido estío
al no existir consuelo para urgido calmar
el inclemente afán en el que estamos?

Uno cubre la cuota de una pasión posible
porque hay dolor   alegría   demora o
sólo esta simple y denegada entrega
en este odioso día donde ya nadie habla.


              Textos del libro inédito Anteúltima ocasión

***********************************************
El presente es tan grande, no nos apartemos. No nos apartemos mucho, vamos de manos juntas.
Carlos Drummond de Andrade

***********************************************

2 comentarios:

  1. Es tan bueno movilizarse con poemas que llevan el sello de la palabras precisas. Cuando leí el último poema y su final "en este odioso día donde ya nadie habla" me conmoví, o quizás, me identifiqué; ésto es lo que yo llamo buena literatura, la que llegue así, sencillamente.
    Betty Badaui

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus apreciaciones y tu lectura, querida Betty.
      Un abrazo y mi cariño
      Analía

      Eliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner