miércoles, 23 de enero de 2013

Zulema Funes


-Nació en Zapala, Neuquén. Reside en Gral. Madariaga, Buenos Aires, Argentina-

Señor... Soy aquella…

Soy aquella que un día
Regó las flores,
Con la risa bailándole
En los ojos.
Señor… 
Dame la paz y la alegría,
Para volver a ser aquella,
Que regaba las flores
Con la risa bailándole
En los ojos.
Señor
Soy aquella que soñó
Los hijos, la familia,
La ternura, como claro
Manantial de la esperanza.
Señor… 
Dame las fuerzas necesarias,
Para rescatar de la tristeza,
Las horas de bonanza
Y nutrirme con ellas toda el alma.
Señor…
Dame los tiempos tan preciosos
Para andar
Por los verdes de la vida
Con la risa bailándome en los ojos
Mientras riego las plantas.
Y permite que mis hijas
Lo descubran
Para que sepan que a pesar
Del dolor acumulado
Son mi luz y mi calma.
Señor…
Dame la voluntad que me hace falta
Para que encuentre el sol
En las mañanas
Y no dejes que me rinda a los recuerdos
Que anudan las palabras
Y no sirven de nada
Y ayúdame para que vuelva a ser aquella
Que regaba las plantas
Con la risa
Bailándole en los ojos.


La magia del pan 

El aroma del pan recién horneado,
Tiene la magia de las
Cosas buenas.

Derrama por doquier a cada instante,
El amor del hogar a
Manos llenas

El pan nació cuando nació la vida,
Y siempre ocupó un
Lugar determinado.

Fue el alimento fiel de los pequeños,
Y el sueño natural de
Los ancianos.

El amasarlo es siempre una caricia,
Que corre por la mano
Y la memoria.

Se nutre del amor de la familia,
Acompañando a todos con
Su historia.

Por eso yo te hablo de la magia
Que acunó mis días de
La infancia.

Mientras mi madre lo amasó cantando,
Y nos regalaba esa
Pequeña gracia.


Domingo de sol

Domingo de sol y sueños
De recordarte
Conmigo.
De imaginar el futuro
Hecho de casa
Y de niños.
De creer todo lo bueno
Con esperanza
Y trabajo.
De imaginar las espigas
Iluminando
El ocaso.
Domingo de sol y sueños
Que alguna vez
Se cumplieron.
Llevándonos por la vida
Cantando
Pero sufriendo.
Que puso en la cara nuestra
Mil lágrimas,
Pocas risas.
Y nos caminó los años
Con arrugas
Y sin prisa.
Domingo de sol y sueños
Que se me fueron
Contigo.
Cuando te fuiste de casa
Y te guardaste
Dormido.


***********************************************
Mientras puedas mirar al cielo sin temor, sabrás que eres puro por dentro, y que, pase lo que pase, volverás a ser feliz.
Anne Frank


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner