miércoles, 23 de enero de 2013

Marina Cecilia Kohon


-Bahía Blanca, Buenos Aires, Argentina-

de lo que se va dejando…

atrás el aire escamoso
la pisada sobre las migajas
ahora tengo ojos de ángel
de verdugo
puedo mirar el paisaje
como se mira a un lugar ajeno


del ejercicio del escriba…

Y escribir, escribir bajo el fleco turmalina del ocaso, ese punto donde mueren las vocales hasta desangrarse de palabras. Fundirse en el charco. Poder resucitar en las fauces de una aurora boreal, una espiral envolvente de expresiones que nos gire. No temerles. Abrirse a este cúmulo brillante entrelazando todos los pasados y presentes, exhumarse y zambullirse, tenderse y confiar… confiar que la gravedad ha desaparecido, que no habrá caída y que entonces las palabras fluirán como partículas de luz más allá de nuestros límites.


Misceláneas

Me revuelco
en el tinte del génesis
que congeló su gota
-una incrustación del segundo-
en el envés del nosotros

   *

A papá:

veinte años
es sólo una medida
del instantesiglo
una lámina incolora
que no me ha dejado
ni siquiera mover
tu foto de mí.

   * 

un hilo ígneo
se arroja al vacío
flagelando flores,
flameando arena entre espasmos azabache.
Se ven indefensos los pétalos fundidos en el mármol
y muy detrás tu sonrisa
como un dios hastiado
que observa.


de los territorios inasibles a la vera del Limay… 

       Entro por las fisuras
al territorio inalcanzable de la infancia
como se intenta alcanzar la nube
        igual de obstinada
aunque desaparecerá entre los dedos
esa pequeña imagen de mí que se ha ido.

No álamos junto a ese tramo del Limay
ni hojas crujientes en el bajo
no hadas de tules, no tortugas gigantes
cruzando la chacra -a paso de hartazgo- bajo el sol de las bardas
no hermanos escondidos detrás de los galpones
ni acertijos sobrevolando el chasquido de las piedras
no duraznos como soles
ni uvas, esos almíbares de abuela
entrándome y danzándome la nuca,
tampoco canteros de azucenas ni monstruos pertrechados
detrás de los manzanos
son sólo giros en la hamaca estática del tiempo
de una nena que juega juegos de a uno
y observa, distante
con su tercer ojo.


***********************************************
Nos perdemos de muchas cosas en la vida sólo porque la mente no cree, sólo porque la mente tiene cierta actitud obsesiva y fija. Se abre sólo a ciertas cosas y luego se cierra.
Osho


8 comentarios:

  1. Bellos versos éstos de Marina...!! gracias, querida Analía por compartir, un abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Muy bello! Gracias, Marina, por el regalo de tu poesía. Gracias, Analía, por compartirlo.

    ResponderEliminar
  3. Marina querida qué bellos poemas, qué bello leerte. Un abrazote Gus-.

    ResponderEliminar
  4. Queridos Norma, Anamá, Gus:
    Muchas gracias por su lectura
    Mi cariño y mis buenos deseos
    Analía

    ResponderEliminar
  5. Marina, bueno leerte por tu sensibilidad y expresiones creativas y bueno también saludarte en este sitio de una querida amiga que tanto hace por la cultura.
    Va un abrazo
    Betty

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura, querida Betty, y por tus conceptos, también vos sos generosa en tu tarea de difusión
      Un abrazo
      Analía

      Eliminar
  6. uy, qué sorpresa la publicación y los comentarios! Muchísimas gracias Analía por guardar estos poemas y publicarlos, también a Norma, Anamá, Gustavo y Betty por dejar sus comentarios y su afecto, los abrazo.

    Felicitaciones Analía, por tu labor de difusión, un gusto estar en este número de tu revista, cariños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos, querida Marina, por permitirme compartir tus poemas y por tus conceptos elogiosos.
      Recibí mi cariño y mis deseos que estés muy bien
      Analía

      Eliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner