miércoles, 23 de enero de 2013

Gonzalo Salesky


-Córdoba, Argentina-

Jamás

A veces sueño dormido y otras tantas exagero,
otras espero que alguien sepa hacerme despertar.
Debe existir una forma de encontrar en tu mirada
aquello que no me falta, pero no tuve jamás.

Sólo muero en tu sonrisa,
tu alma sigue estremeciéndome,
creo que la vida plena no llega para los dos.
Aún así siento que he dado
mucho más, hasta mis miedos,
pero sé que nunca es tarde para hacer algo mejor.


Arlequines

Como arlequines en el viento,
tu risa vuela y me acompaña.
Me envuelve y eleva en pleno otoño,
me hace crecer y madurar en el silencio.

Tal vez, anochezca para algunos
pero, mi amor, sólo tu amor me basta
para llegar al paraíso eterno en vida,
poder soñar despierto con tus ojos,
y así olvidar, del todo, aquellas lágrimas.


Naufragio

Estoy seguro de que guías mis pasos
hacia un lugar que todavía no conozco,
a ese refugio que construyo desde ahora,
aquel futuro lejano que avizoro.

¿Será un destino de naufragio exitoso?
¿Será otra pírrica victoria del amor?
Sé que es temprano para ver la luz del sol
y muy difícil seguir siendo tan poco.


Luz en el silencio

Buscando la mirada que me salva
aún trato de escapar de una y mil formas.
No quiero darme cuenta que la vida
es algo más que pétalos de rosa.

Siento que es suficiente con el ansia
para crear ese mundo perfecto
donde tu voz es lo único que existe,
donde tu amor es todo lo que alcanza.
Donde tu magia es luz en el silencio
y dulce hoguera, más allá de las palabras.


Sin culpa

Desviste tu vida… la quiero sin prejuicios.
No cubras tu alma, y la veré sin culpa.
No ocultes tu brisa, que escuche mi canción.

Sin tiempo espero descubrir todos tus sueños,
rasgar tu velo, tu olvido y caminar
allí donde nos lleve la locura.

Que tu sombra no calle estas ganas de amarte
y de tenerte para siempre en mi delirio,
en mi tormento, cicatrizando las cruces del reloj.


Del libro Presagio de luz. Córdoba, febrero 2011


***********************************************
Quisiera preguntárselo todo, pero no puedo, no sé cómo hacerlo, qué es ese misterio de lo que quiero de ti, qué es el hombre o la mujer, el amor, qué quiero decir con amor; por qué debo insistir y preguntar, y por qué me voy y te dejo.
Jack Kerouac


2 comentarios:

  1. CUANTA ALEGRÍA, tus escritos aquí, amigo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura, Nucha
      Un saludito cordial
      Analía

      Eliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner