martes, 27 de noviembre de 2012

María Chapp


-Buenos Aires, Argentina-

Braille

mi habitación no da al sur
siempre temí la sudestada
aire frío espinas en el rostro
Buenos Aires parece un gigantesco
…………barco a la deriva
sus estoicos árboles mecidos
…………por ausencias
la tarde es violeta y cae
quisiera viajar en tren
observar girasoles    vacas
sobre la hierba mojada
agradecer sus dádivas
…………la blanca miel
la ciudad es un gigantesco
…………barco a la deriva
¿qué perciben los ciegos
cuando tocan en braille
…………Buenos Aires?
¿qué será la luz para los ciegos?

¿qué el violeta de la tarde?


Vértigo azul

el alma teje en el cuerpo
un tapiz con hilitos de luz
veloces hebras blanquecinas

casi agua fresca
el vidente ve en el laúd

agua fresca corre entre las piedras

el cuerpo     este cuerpo tiembla
los huesos te amarran a la costa
………………la coronilla duele

un ave escribe    alguien le dicta
…………desde el espacio
vuela hacia el líquido
con tintas de colores dibuja
señales en las manos

ángeles tejen con tu cabellera
………ritos del vértigo azul
tejen y tejen con tu respiración
los secretos telares del mundo


Abrazo

………………………a Max

I

en el país nocturno
se disuelven ímpetus
la urgencia de hacer
el cuerpo reposa en vos
mi árbol    mi montaña
la cama es una llanura extensa
el silencioso frescor de un lago
………………una hoguera
en la quietud veo
el costado anciano del planeta
un regocijo de azules
amarillos      índigos
tus dedos me bendicen
tu lengua libadora
sella en mi boca

………………el final del día


***********************************************
El mar sigue cantando cuando pierde una ola.
José Ángel Buesa

***********************************************

2 comentarios:

  1. Hola es muy bonito. Y es muy raro encontrar a alguien con el apellido de mi madre y que no sea su familiar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de tu sorpresa.
      Saludos cordiales
      Analía

      Eliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner