sábado, 1 de septiembre de 2012

Robert Gurney

-St. Albans, Inglaterra-

El King Harry
*

Estás allí, en la butaca,
tus zapatos en el apoyapies,
de espaldas a la ventana,
disfrutando de una cerveza,
Sharp’s Doom Bar,
cuando el barman te dice
que un camión destrozó la pared
justo detrás de donde estás.

El tráfico enloquece
a un metro de tu cabeza
metiéndose entre el pub
y la piedra de confesión
en el rincón del cementerio
de la Iglesia de San Esteban.

“Un coche vino como una flecha
por la Watling Street’, continuó,
con los ojos como platos,
hacia el muro,
pasando por él
allí donde tienes los pies
y se enterró en la barra.”

Siguió, diciendo
que no era sólo eso,
que en el desván
puedes ver el espíritu
de una jovencita.

“La he visto”, susurró,
"atravesando ese cuarto oscuro,
solo su torso, sin piernas."

* Nota de edición: “El King Harry” es un pub de St. Albans
Poema inédito

* * *

El profeta

La ballena lo escupió
en la playa
de San Antonio Oeste
o en algún sitio
cerca de allí.

Caminó tierra adentro
armado de un mapa
del Paraíso
en el norte
de Argentina.

Llegó a una ciudad
llena de fábricas
y empezó a enseñarles
lo que llevaba.

Lo encerraron
en un cuarto
y le dijeron
que se callara.

Los estudiantes
pasaban delante de su puerta
sin saber quién era.

Adentro,
estudiaba minuciosamente
los poemas
de César Vallejo.


La bahía de Dylan

Llamé al marmolista
para hablar de las palabras
que queríamos poner
en la tumba de mi suegra.

Estuvo en el cementerio
de Oystermouth
no muy lejos
de la casa de Dylan.

Dijo que estaba trabajando
en el sitio más hermoso
del mundo:
la Bahía de Swansea.


Infinidad

……………………………A Arthur Rimbaud

Sentado en lo alto,
en el alcantilado
de Worm's Head
contemplo el sol
que se pone.

Una mancha roja
se pierde
tras una cortina de gris.

Poco a poco el mar
desaparece.

El mar se va,
con el sol,
susurra Rimbaud.


Infinidad, casi

……………………………a Thomas Gray (1716-1771)

La bruma empieza
a deslizarse
sobre la tierra.

El primero
que se va
es el mar.

Cubre
las pirámides
de las dunas.

Sube la calle
poco a poco
devorando el pub
"El Barco"
y el restaurante
"La Mesa del Capitán".

La iglesia de San Catwgg
se hunde.

Las copas de los árboles
desaparecen
seguidas de los acantilados.

Sólo se ven
los cuervos.

Y escucho
el sonido triste
de la boya
en la bahía.


Del libro El cuarto oscuro y otros poemas. Lord Byron Ediciones, febrero 2008

*************************************************************
Estas tres señales distinguen al hombre superior: La virtud, que lo libra de la ansiedad; la sabiduría, que lo libra de la duda; y el valor, que lo libra del miedo.
Confucio

*************************************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner