sábado, 1 de septiembre de 2012

Pedro Sevylla de Juana

-Nacido en Valdepero, Palencia. Reside en El Escorial, Madrid, España-

De la igualdad entre los hombres

En los remotos tiempos, el Dios de las Cosechas,
cuando no existía aún la especie humana,
de cada región deshabitada de la Tierra
recogió el grano cereal que cultivaba.

Sumó el arroz al trigo y a la avena
el maíz y el mijo agregó al centeno,
semillas de todas procedencias
llevó al molino más de ciento,
harina tamizada en uniforme mezcla
amasada y sometida a vivo fuego
hasta tostar por completo la corteza.

Del resultante pan recién cocido
un pedazo retornó a cada comarca
del que proviene el hombre primitivo
igual composición, distinta traza.

Sea faz el hombre o sea espalda
rígido cuscurro o blanda miga,
el color es lo único que cambia
la sustancia humana no varía.

…………………………………Del poemario La aldea itinerante


El hambre y el hombre

Hambre
hambre,
hambre;
dos sílabas apenas
y truncan el devenir del hombre.

Agente o paciente
ahondan la escisión del hombre
borran los caminos del hombre
desangran el corazón del hombre.

Tan sólo dos sílabas
y desdicen
invalidan
desautorizan
rechazan
anulan
niegan al hombre.

…………………………………Del poemario Disidencias

*************************************************************
Todavía es cierto que el hombre es más singularmente humano cuando convierte los obstáculos en oportunidades.
Eric Hoffer

*************************************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner