sábado, 1 de septiembre de 2012

Olga Ravelli

-Buenos Aires, Argentina-

Sobre la lógica del miedo?
(…la lógica del tiempo)

El miedo no tiene lógica, me dijo Laura
Y subimos al ascensor.
Pensé en la claustrofobia.

Estoy sola.
El miedo entra sin permiso.
Por mi piel.
Por mi sangre.
Se toma mi saliva.
Me deja inmóvil.
Respira y late.
Está violándome las vísceras.
Amordaza mi boca, me asfixia despacio.
Es un algo deforme.
Se instala en mis rodillas y en mis dientes.
Quiero creer en lo que dijo Laura.
Pero veo al miedo cagándose de risa de su lógica.
Veo gusanos que suben y bajan por su lengua.
Veo su cuerpo anónimo y vicioso.
Lo huelo como lo huele un perro.

Me nausea.
Me asquea
Me babea.
Es gutural. Áspero.
El miedo es presencia.
Que me empuja a un abismo.
Que me ata a una hoguera.
Que me ahoga.
Que me come.
Que se come a los niños.
Y se esconde y me espera.
Que me mira y lo siento. Que me muere a mi hijo.

Me acuerdo de Laura.
El miedo la desaparece. La quita de todo.
Destruye los argumentos.
Y me deja sin piel. Sin sangre. Sin huesos.
Me deja con mis lágrimas.
Que de tanto gritarlas me despiertan.

……………………………………………………7 de mayo del 2005


Nada de lo que se percibe en este mundo
es tan insoportable...

El aburrimiento es vacío en el tiempo.
Es azar descubrir que si dormimos
alucinaremos una máscara.
Nos volveremos idiotas
corriendo por un túnel que nos conduce a un lugar gastado.
El hastío se instala pegajoso y con moscas. Y damos vueltas mirando el techo.
Sin imaginación.
La mano alarga un dedo en la pared sobre esa mancha que no dice nada.
Alguna vez, creímos en la prisa,
con tedio. Y con tedio resultó una buena salida. Ahora ni eso sirve.

Con aburrimiento aparecen formas
que van en alguna peregrinación de muertos
y el día es como agua sin ruido,
llegando hasta el imperio de la sangre.
¿Habrá cosas dignas del amor en el aburrimiento?
Pasiones de lluvia? Sudores de hojas que caen? Lamentos en soledad?
Emociones en caminos mojados?
Todos los placeres y todas las penas recordadas en ese pequeño trayecto del dedo. ¿Será esa la dimensión del alma?
Queda todo tirado, piel, ojos, sonrisas.
La sangre se junta con el cielo.

¿El aburrimiento puede transformar la oscuridad en poesía?

¿Con aislamiento se puede ver el cielo blanco como una isla sin dueño?
Tedio: ¿Están estos versos apilados en un rincón? ¿Caeremos de tus garras?
Los cuerpos con sombras.
Las hemorragias salpican las paredes. Se aniquila el arte.
Cualquier cosa puede servir.
Despegar el dedo de la pared para que la puta señal aparezca.
O esa arteria taponada de colesterol se prepare para estallar.
El dolor se gesta en un muro.

Yo digo:
………Que con alegría busco la boca.
………Con la boca busco la garganta.
………Con la garganta busco la voz que busca la palabra que busca el alma.

Y el alma se seca.


*************************************************************
No está en mi naturaleza ocultar nada. No puedo cerrar mis labios cuando he abierto mi corazón.
Charles Dickens

*************************************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner