miércoles, 13 de junio de 2012

Irene Marks

-Buenos Aires, Argentina-

La estrella habla

Que los ojos del corazón difundan la semilla que es el águila blanca
Espadas que se agitan en la raíz del verde: la gran ola de pan
nos visitaba, entonces fue la luz y el infinito pájaro gozoso,
entonces fue tu sangre en el milagro, el corazón de la caída: los
ojos tienen ojos.
(circulaban las flores por tus venas- manantiales de estrellas
con un filo de sombras. Caudales que dolían en la fruta tribal
donde tu voz mordía las raíces del tiempo – porque cayó el
edén y fue la tierra de cemento y metal – y cayó la palmera y
fue la casa turbia, la pared asesina)
De lejos llega el mar, marejada de peces moribundos alimenta
tus ojos, corazón de la Estrella, roce de inmenso sol entre las noches.

“Yo soy la luz que llega de los túneles, el ángel de alas nuevas,
la sagrada vertiente de la sangre del Mundo, la magnética voz
del derribado que nunca morirá, soy música y palpito debajo de
tu carne la fuerza que construye señales para el creciente edén
sobre la Tierra. Y el Universo fluye por la espalda del día, por
las costillas lentas de la noche, como agua indetenible, explosión
del asombro”.


Ongamira: palabras de la roca

Las palabras de la roca son
………………LEVA MANJÁ
Y hay una apertura triangular
y allí penetra el río
y se entra en la cueva:
se ve llegar la sombra que conduce la barca
y allí arrojan las blanquísimas flores
para la travesía:
………………LEVA MANJÁ
Soy el barquero y la sombra, penetro, estalla la luz.
Arcos Cegantes – La otra zona es una montaña de grandes
dedos de Sol por detrás de la cueva
………………LEVA MANJÁ
Y tuve que partir cuando estallaba la luz – trozos de luz sólida como dedos del cielo.
Por detrás de la cueva, por el río se llega a la zona de los Colosos
y los Templos Inconmensurables, donde el aire
canta con sonido de estrellas aún al mediodía.


…………Poemas del libro Origen, Ediciones Patagonia, 2009

*************************************************************
Lo más difícil de aprender en la vida es qué puente hay que cruzar y qué puente hay que quemar.
Bertrand Russell

*************************************************************

4 comentarios:

  1. Querida Analía: gracias por esta agradable sorpresa llegada de tu generosidad, al publicar esta magnífica revista virtual. Es un honor para mí que me hayas publicado. Con cariño Irene Marks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy yo quien agradece tu confianza al permitirme publicar tus poemas, querida Irene.
      Recibí mi cariño y mis deseos que estés muy bien
      Analía

      Eliminar
  2. Muy hermoso, Irene...me deja con ganas de tener tu libro en las manos.

    Saludos desde Chile a ti, y gracias a Analía por este bello espacio.


    Amanda Espejo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura, querida Amanda. Gracias por tus conceptos.
      Te abrazo y te deseo días apacibles y plenos de satisfacciones y recompensas
      Con cariño
      Analía

      Eliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner