lunes, 19 de septiembre de 2011

Telma Vaernet

-Resistencia, Chaco, Argentina-

Tregua

Ayer, ayer nomás, eras el norte:
la brújula, aterida, ancló a tu vera,
recuperé la luz para mis ojos
estrenando fulgores de respuestas.
Todo era nuevo y joven:
calendarios en quiebra,
adolescencia rediviva en días
plenos de mi ansiedad por retenerla.

Ayer, ayer nomás, yo te quería:
la medida del tiempo era mi espera,
el reloj sólo el puerto que aguardaba,
mi vida, tu navío en descubierta

Pero a esta edad, comprendes,
es difícil el viaje a las estrellas,
las heridas antiguas
por leves roces abren sus compuertas
y duelen potenciadas de otras llagas:
paren angustias viejas.

Fachadas de sonrisas
van tapiando las penas,
el almanaque vuelve a tener hojas,
la mirada se aquieta,
y tu barco se encalla
atascado entre piedras.

Ayer, ayer nomás, eras el norte:
hoy la brújula busca costa nueva.


Viejo play-boy

Y pasas por la vida sin amarras
con tu actitud eterna de viajero...

Fóbica inmadurez de cualquier ancla,
soledad con escudo hecho de hierro,
sentir superficial que no se arraiga,
señales de peligro en el afecto.
Nunca cruzar el área compartida,
beber del mismo vaso, ni por sueño.
Terror de caminar iguales pasos,
cancelar cercanías ante el riesgo.

Entretanto, la vida se te escapa,
la vejez luce garfios en acecho,
y tú juegas a ser el siempre joven
mientras quedas a solas con tu juego.


Sucedáneo

Acallar los latidos de la sangre
con ancestrales ritos intuidos...
Inquietud que aletea en las entrañas,
ansiedad con destino,
muerte de soledades,
fugaz gozo y olvido,
golpe herido de sueño,
liberado delirio.
No es amor, pero sirve:
a su impulso revivo.

……….........……......…………De Poesía y Cuento, 1977

*************************************************************
El no esperar remedio ni desesperar de él, suele ser el remedio en los casos desesperados.
Diego Saavedra Fajardo

*************************************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner