lunes, 19 de septiembre de 2011

Cris Fernández

-La Pampa, Argentina-

Desde el corazón

En planos superpuestos
de grises y de piedra
el horizonte corta la mirada.
Y la tarde dibuja
con pinceles de nubes
las rocas y los cauces.
Guarda el aire la frágil consistencia
de un embrujo secreto.
Obstinada nostalgia de tu nombre,
de la savia vital de tu poesía.
Viento zonda repasa con silbidos
verticales paredes.
Hay un perfil distinto cada hora
mientras el sol matiza los silencios...
Hay un temblor profundo entre las sombras
preanunciando el regreso...
Toda la luz negada alza el vuelo
en la mirada clara, pensativa.
En el rastro de un cóndor
sobrevuelo las piedras desveladas.
Y te nombra mi pena,
herido el corazón por la distancia.
En planos superpuestos
de azules y de sombra
apenas el recuerdo te convoca.
Obstinada nostalgia.


Memoria de piedra

Existe una razón para que vuelva
a nutrirme de magia y de misterio.
Acaso sea un lazo que me une
a estas piedras desnudas y ancestrales
desde alguna otra vida que aún ignoro.
……………………………………………… ...Pero sé que la voz que me reclama
……………………………………………… insiste sin descanso dentro mío...
En un vuelo de cóndores planeo
entre nubes de airosa consistencia
que dibujan sus formas en la piedra.
En aromas silvestres de algarrobo
me sumerjo buscando una quimera,
ese sueño constante que me acosa.
Y descubro la paz en los lapachos
fulgor rosa que incendia el viento leve
en las tardes calladas de setiembre.
……………………………………………… ...Hay un duende siestero que me llama.
……………………………………………… ¿Es su nombre "destino"?...


Espíritus del aire

En esta Sanagasta del silencio,
que percibo plural y desgarrado
por el viento que, eterno en sus insomnios,
deambula por montañas sin edades,
me reencuentro en la piel y las raíces.
Los ancestros, espíritus del aire,
recorren estas piedras sin descanso.
Milenarios fantasmas que la sangre
siente latir clamando desde el alba.
…………………En esta Sanagasta del silencio,
…………………del verde brillo que despunta el agua
…………………me desvelo de sol entre los cerros
…………………policromos, audaces, que me atrapan
…………………mientras las nubes les dibujan sombras
…………………en un tiempo sin tiempo ni distancia.
…………………Siento crecer la tarde entre canciones
………………… -susurrada tonada en la alameda-
…………………y en un fulgor de oros y de ocres
…………………se adentran, dulcemente, las estrellas.
En esta Sanagasta del silencio,
de las altas paredes gris y greda
recupero mi asombro adolescente,
mi identidad primera. Y la promesa
de guardar un retazo de su cielo
en mi pequeño corazón de arena.


*************************************************************
Algunas caídas son el medio para levantarse a situaciones más felices.
William Shakespeare

*************************************************************

2 comentarios:

  1. Cris, qué bueno encontrate en este sitio ameno y respetado y doblemente bueno leer tus poemas.
    Desde Rosario a La Pampa, va mi abrazo
    Betty Badaui

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias mi querida Betty.
    Te abrazo
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner