jueves, 16 de junio de 2011

Miguel Crispín Sotomayor

-La Habana, Cuba-

El viejo carretón sigue su tránsito


En el viejo reloj suenan las 12
un año queda atrás
otro que nace
y sigo sin creer
que es año nuevo.
Sólo cambia la fecha.
Las palabras
con rostros inmutables
cubren la redondez del tiempo.


Rencor y tristeza

…………………………… /los odiantes se roen a sí mismos/…
……………………………Benedetti

A veces siento un rencor
que me recorre
de la cabeza a los pies
y lo suelto
soltando un puntapié.
Porque en otras ocasiones
lo he alimentado
y le he permitido
andar por todas mis partes,
hasta que ha decidido por su cuenta partir
y me ha dejado
un dolor intenso en el alma, si así
se le puede llamar a la tristeza.


¡Tanto me gustaría!

………………………………A las víctimas de los criminales bombardeos
………………………………del ejército israelí a la martirizada Gaza.

Me gustaría escribir de tantas cosas.
De la mecedora que entretenía a mi abuela,
del bastón de mi abuelo,
del portal de mi casa,
del carruaje con imaginarias princesas.
De las primas
que de amor me ahogaban
con nueces y avellanas en cada Navidad
o de la perra Cuqui, siempre tan fiel y cariñosa
o del gato que mordisqueaba flores.
Recordar en letras a Torito, aquel burro
indisciplinado, independiente. Tan libre
y soberbio hasta la mala voluntad del jinete.
Escribir, además, con porte de alma celestial.
¡Cuánto me gustaría!
Pero estos malditos desastres naturales
y estas terribles injusticias y guerras
roban mi libertad de pensar
en otras cosas.


Amigos

Es noche
y hay tiempo suficiente para rastrear caminos olvidados
o casi olvidados. Caminos
en los se perdieron aquellos amigos
que involuntariamente fertilizan la tierra
o se empinaron hasta alcanzar el cielo.
Pero si en una noche no se pueden encontrar
y regresar,
definitivamente hay que seguir rastreando
porque en estos tiempos los amigos,
como la lealtad y la solidaridad, escasean.


……………………Poemas del libro En la redondez del tiempo

*************************************************************
Para ver el mundo en un grano de arena, y el cielo en una flor silvestre, abarca el infinito en la palma de tu mano y la eternidad en una hora.
William Blake


*************************************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner