domingo, 20 de marzo de 2011

Robert Gurney

-St. Albans, Inglaterra-

La Plaza Rimbaud

Rimbaud escribió
en un diario de El Cairo
en 1887
que los franceses
debían construir
Djibouti
para que Harar
tuviera un puerto.

No había nada allí
salvo el desierto.

Ahora, los soldados franceses
con el pelo cortado al rape
andan rodando por los bares
de la ciudad
levantando chicas
de todas partes
de Etiopía:
El Santo Amor
la Flecha Roja
James' Bar
Mick Mack
Feliz Navidad
Intimidad
Semiramos
el Bar Cara o Ceca.

La Plaza Rimbaud
se llama ahora
la Plaza Mahmoud Harbi
en honor a un héroe
de la Independencia.


La máquina de fabricar poemas

Un vecino
norteamericano
acaba de asomar
la cabeza
por la puerta
diciendo
con acento
del sur:

“What are you,
boy,
some sort of
poetry machine?”
(¿”Qué eres,
muchacho,
una especie de máquina
de hacer poesía?”)


El pastor

Solía verlo
en un potrero
de Port Eynon
guiando ovejas.

Hablamos de Dylan.

Me dijo con orgullo
que había predicado
en galés
en la Iglesia
de San Catwgg.

Luego, me dijo
que alguien
le había preguntado
por qué diablos
usaba
esa maldita lengua extranjera.

Unos meses más tarde
lo encontraron
en su casa,
en lo alto del acantilado,
ahorcado.


Cuervos

Había cuervos
que volaban bajo
sobre el campo
de girasoles muertos
ayer,
a tiro de piedra
del aeródromo
donde alzaban vuelo,
durante la guerra,
y después,
Tiger Moths,
Comets
y Mosquitoes.

Ahora es un estacionamiento
para los obreros
de la compañia alemana
T-Mobile.

................Del libro El cuarto oscuro y otros poemas, 2008

*************************************************************
Crear visiones de lugares venideros y saber que siempre serán lejanos, inalcanzables como todo ideal. Huir lo viejo. Mirar el filo que corta un agua espumosa y pesada. Arrancarse de lo conocido. Beber lo que viene. Tener alma de proa.
Ricardo Güiraldes

*************************************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner