domingo, 20 de marzo de 2011

Mohamed Ahmed Bennis

-Tanger, Marruecos-

La cuna de Gilgamesh *


Yo lo veía
bajando
secretamente
a la costa
de la eternidad,
rodando
su alma
cubierta por los musgos,
deletreando sus sentidos
a escondidas de la vida,
y luego se refugiaba en una
montaña azul
que le llevaba sobrevolando
las desilusiones
que crecieron bajo su brazo,
o apenas
resumía sus sueños
en una hierba colgada en su pecho
cubierto por la noche humana.
Dentro de un momento,
sus edades se embarcan
y se despiertan
con una creación desarmada.

* Gilgamesh fue un personaje legendario de la mitología sumeria.
Fue el cuarto rey de Uruk hacia el año “2750 a.C.”, y protagonista de “La epopeya Gilgamesh” en la que se cuentan sus aventuras y búsqueda de la inmortalidad junto a su amigo Enkidu.


Río extinto

El mismo río
colgado
sobre la puerta del liceo.
En cuanto me vio,
lagrimeó y se inclinó abrazándome.
Me recuerda el descanso
que, a menudo, yo inmolaba
en el centro del patio
enlosado de la nostalgia.
Me recuerda el susurro
que yo vertía sobre
el cuaderno de mi amiga
para vejar
al profesor de matemáticas,
me recuerda a unos amigos de antaño
entrando en clase
con sus mudas lecciones
bajo los brazos,
me recuerda los gemidos
que fluían sobre el vidrio de las ventanas
antes de propagarse
entre asientos sombríos,
me recuerda la lluvia
que se colaba
en el cuartel
para dormir con los soldados.
El mismo río llena
mis ojos de amor
y se despide de mí.


Principio de la uva

Finalmente tu corazón se durmió
después de haber sorbido
toda la severidad
a la cual le convenciste.
Finalmente recibiste el cielo
en tu cajón,
y te diste cuenta
que hay picos luminosos
en los bolsillos de los muertos.
Finalmente te arriesgaste
a manchar con vida
Los cadáveres de los que retornan de la eternidad.
Eso es el principio de la uva,
o mejor dicho,
como los profetas,
montas el pez
y llevas goma arábiga y algunas desilusiones,
y luego subes la montaña
sin preocuparte de los granos de uva
que resplandecían sobre tu espalda
cubierta por el mármol.
..................
Eso es el principio de la uva,
o mejor dicho,
un puñado de amigos
construyendo con sus gargantas
tierra virgen.

…………………………………………Traducción del árabe por el autor

*************************************************************
Podría hacerse a mucha gente feliz con toda la felicidad que se pierde en este mundo.
Duque de Levis

*************************************************************

2 comentarios:

  1. Muy buenos poemas, quizás Gilgamesh quede en mi corazón por antiguas lecturas que ahora se refrescan con tu poesía, un placer leerte
    Betty badaui

    ResponderEliminar
  2. Mi querida Betty:
    Gracias por tu tiempo para leer estos poemas.
    Alguien más me habló de la nostalgia que le producía el recuerdo de Gilgamesh.
    Mi abrazo y mis buenos deseos
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner