domingo, 20 de marzo de 2011

Carlos Caposio (Malacara Estepario)

-Buenos Aires, Argentina-

¿Escuchás Mirta?

Estaba a punto de ser filmado, cubierto ridículamente con un vestido de novia miraba a cámara, abstraído de todo, no parecía una persona enferma, me encantaría saber que pasaba por su cabeza cuando miraba sin mirar.

Con lo que te gustaba el cine, si estos chicos con sus cámaras, supieran. Pero qué les voy a explicar, ahora vienen a filmarme de su tallercito. Piensan que estoy loco ¿Vale la pena que hable de nuestro aniversario? Si sólo me mueven un poco para acá, otro tanto para allá y arman una historia que se inventan.
Se ríen de mí Mirta, eso no está bien, si no te hubiera gustado tanto el cine a estos los mandaba al diablo. Dicen que es un documental sobre la esquizofrenia, o alguna de esas enfermedades de la mente. Para mí sólo es una pantalla. Espero que esta noche puedas verme. Hay luna llena. Desde allá, desde el otro lado ¿Salgo tan ridículo? Decime Mirta, hace años que no me hablás, decime si estoy tan errado, si podés escucharme ¿O será verdad que estoy loco? Que no soy un enamorado y que cuando alguien muere todo se apaga como un televisor que se quema.
Estos pibes me tuvieron dos horas con sus ángulos, las luces, el maquillaje, el vestido este desarreglado que les pedí, que les rogué que trajeran. Nunca entenderán porqué exigí un vestido de novia. Por qué les dije que no usaría otra ropa. Soy loco sí, les afirmé.
Hay luna llena Mirta, hoy me verás desde el otro brillo, cincuenta años de casados, bien sabemos, no se cumplen todos los días. Un beso fuerte Mirta, te sigo debiendo nuestra luna de miel.


*************************************************************
Aquél que tiene un porqué para vivir se puede enfrentar a todos los cómos.
Friedrich Nietzsche

*************************************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner