domingo, 12 de diciembre de 2010

Cuentos breves

Leonardo Miguel Depestre Catony
-Cuba-
Resignación

Las grandes pasiones de Rodolfo eran los automóviles y los gatos. Así durante toda su vida. Pero como carecía de dinero, halló una manera singular y honorable de tener de los primeros cuantos quisiera: en la medida que se fue haciendo de gatos los nombró Hyundai, Lada, Peu-geot, Toyota... Y al llamarlos para comer acudían veloces como autos de carrera.


Lidia Soca Medina
-Cuba-
Recuento de una aventura

Quizás expire entre cenizas, consumiéndome en tu momentánea convicción de dejarme. Pero sé que volverás a mí, y naceré otra vez sin rencor en tu boca. Todavía recuerdo cuando me encontraste en aquel antro como cualquier baratija hasta que tu mano acarició mi palidez. Después... todos estos años a tu lado hasta convertirnos en uno.
Serás mío. Aunque sólo sea aquel cigarrillo que retorna a tus labios, ese humo que ensombrece tu pedazo de cielo, la ceniza que mancha tu camisa. Mi esencia aún vibra dentro de ti mientras me miras con desdén, pero sin poder evitar la nueva bocanada.


Julio Pérez Méndez
-Colombia-
Escorpiones

Hubo una vez un escorpión que al clavarse el aguijón no murió en el intento. Sin embargo, continuó probando una y otra vez, esperanzado en poder cumplir aquel deseo morboso que acompañaba a sus ignorantes aduladores.


Mariana E. Pérez
-Cuba-
Lágrimas verdes (lo que no explicó Monterroso)

Con palabras excitantes, el viejo dominó al auditorio: –Salí al portal. Frente a mí, una planicie verde circundada por cerros. Observé arbustos de especies desconocidas. Sin dudas, se trataba de un valle prehistórico. Frente a mí, dos ojillos de los que brotaban lágrimas verdes. El desconsolado animal pedía auxilio con voz cavernosa. No pude ayudarlo, perdí el sentido–. Bajó más la voz. Su mirada producía escalofríos: –Estoy seguro, permanecí millones de años en aquel valle. Al despertarme, “el dinosaurio todavía estaba allí”–. El público tembló consternado: por los ojos del viejo comenzó a manar ceniza verdosa.


Leidy Vidal García
-Cuba-
Eterno

Terminó caminando en zigzag sobre el tejado, aguantándose las ganas de saltar al vacío. Quería ser humano, liberarse de su eternidad, de esa sabiduría que ya le asfixiaba: la de conocer su pasado, presente y futuro. Cada cosa daba ya lo mismo: el cielo quedaba vencido bajo sus pies y hacía mucho que era dueño de la noche, pero nada de eso le significaba estar realmente vivo. Renunció otra vez al borde tentador y encaminó sus pasos hacia otra orilla, tambaleándose como un borracho, convencido de que nunca podría saltar, pero intentándolo de nuevo, con fe, tejado tras tejado.


Alejandro Zamora Montes
-Cuba-
Dicotomía

Llevo años ocultándolo. Si mi mujer se entera, me dejaría en el acto, mis hijos me detestarían de por vida. Mis amigos me lanzarían miradas de reproche, miradas graves, carentes de comprensión…pero cuando el tiempo y la vista me lo permiten, observo sin dobleces el cuerpo desnudo y masculino de mi amante, tan seguro estoy de ser al menos buen actor.


Patricio Moraga Vallejos
-Chile-
Mejor cierra los ojos

Cierra los ojos y aparece. La ve caminar descalza sobre las estrellas, en jardines infinitos. Lleva sólo puesto un vestido y sabe muy bien lo que éste oculta. El sol ilumina sus pasos y entibia su piel.
Camina sigilosamente y le vigila de reojo, invitándolo a seguirla. Juega a seducirle y él se acobarda. Se frena y la deja ir, una y otra vez.
Abre los ojos y ve su nombre esculpido sobre el frío mármol. Hay silencio profundo, hay muerte. En las manos sostiene sus flores predilectas y son para amarla a la distancia. Mejor cierra los ojos.


Francisca Rivera Pardo
-Chile-
Prisionero

Toda una vida encerrado. Era un castigo injusto. Abrió la portezuela el carcelero. Su prisionero agitó las alas.


Nelson Torres
-Chile-
Parejas

El instrumento no sabe qué manos interpretarán qué canción. Sólo deja que lo toquen.


Sanndy Luna
-El Salvador-
Sara

La claridad de la luna brillaba en mi rostro, cuando del otro lado de la calle una tenue silueta llamó mi atención, froté mis ojos para ver mejor pero ya no estaba, sentía mis parpados cerrarse, un escalofrío recorría mi cuerpo, froté mis ojos para mantenerlos abiertos, escuché que gritaban mi nombre, giré para acudir al llamado, era aquella silueta, que se me puso delante chocando sus manos contra mi pecho diciéndome en un susurro hoy te toca vivir, al abrir los ojos estaba en una cama rodeada de doctores con mi madre al lado susurrándome mi nombre –Sara–.


Cuentos incluidos en la Colección Gaviotas de Azogue Nº 55 (junio 2008), editada por la Cátedra Iberoamericana Itinerante de Narración Oral Escénica (CIINOE). Madrid, España.


*************************************************************
Yo creo que la verdad es perfecta para las matemáticas, la química, la filosofía, pero no para la vida. En la vida, la ilusión, la imaginación, el deseo, la esperanza cuentan más.
Ernesto Sábato

*************************************************************

8 comentarios:

  1. Te felicito, querida Analía, por esta selección de cuentos breves de distintas latitudes.
    Es destacable tu entrega, la difusión de autores y la buenísima diagramación de todo el sitio.
    Para los autores y para la editora van mis deseos de continuidad.
    Felicidades
    Betty Badaui

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por conceptos tan elogiosos, mi querida Betty.
    Esta colección Gaviotas de Azogue (de donde tomé los cuentos) tiene excelente nivel literario. Recibo las entregas a través de unos amigos de Madrid y México. Da gusto leer dicho material.
    Agradezco y retribuyo tus deseos de continuidad, si? También vos sos una gran difusora de literatura, pues entonces continuidad para ambas.
    Mi abrazo, mi cariño y mis deseos de un año pleno de bendiciones, armonía y paz.
    Con profundo afecto
    Analía

    ResponderEliminar
  3. Hago extensivas las felicitaciones de Bettty.
    He disfrutado de la lectura de estos microrrelatos.
    Gracias Analía por la selección.
    Un abrazo para vos y por tu intermedio a estos escritores.
    Bertha

    ResponderEliminar
  4. Querida Bertha:
    Muy agradecida por tus palabras elogiosas hacia estos relatos, estos autores.
    Como podrás leer en mi respuesta al comentario de Betty, soy admiradora de Gaviotas de Azogue, una excelente colección con todo tipo de material literario: cuentos breves e hiperbreves, teatro, poesía, cuentos populares. Da gusto recibir sus envíos.
    Mi abrazo
    Analía

    ResponderEliminar
  5. Wow! Muchas gracias por tomarme en cuenta, es algo muy lindo ver mi nombre en esta publicacion junto con esos grandes relatos de autores en otros paises.

    Muy Agradecida!
    Sanndy Luna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por acercarte a esta web de la revista literaria con voz propia.
      Un gusto incluir tu cuento, Sanndy. Si tal vez quisieras que publicara otros escritos de tu autoría, puedes contactar conmigo escribiendo a mi casilla de correo.
      Saludos cordiales, que tengas días alegres y bendecidos
      Analía Pascaner

      Eliminar
    2. Oh, muchas gracias! Lo haré

      Eliminar
    3. Gracias Sanndy.
      Mi dirección es: analiapascaner@gmail.com
      Saludos cordiales
      Analía

      Eliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner