miércoles, 3 de noviembre de 2010

Rubén Vedovaldi

-Capitán Bermúdez, Santa Fe, Argentina-

Niña del día


Cuentan que en el tiempo de los tiempos y en un lugar de los lugares, entre unas pequeñas vidas de la vida, una niña derviche se ganaba su día cantando cuentos de niñas derviches que se ganaban sus vidas contando y cantando cuentos sin cuenta.
Uno de esos cuentos recuerda que una niña derviche se sentó en el suelo y puso siete piedras delante suyo formando un anfiteatro en un claro en medio de la pradera y les contó siete historias.
Y cuentan que las almas de esas piedras se conmovieron hasta la risa y las lágrimas e hicieron con sus lágrimas de felicidad el más bello lago en medio de ellas.
La niña asomó su rostro y se vio reflejada como una luna azul en su decimocuarta noche. Sacó su preciosa lengua y se vio un signo lingüístico en medio de la lengua.
Al ser felizmente descubierto, el signo lingüístico despertó como un genio mágico, y se puso de pie y abrió sus alas y cantó el himno de las siete lenguas.
Y las piedras se volvieron siete peces de siete colores diferentes y entrenadaron en el lago de sus felices lágrimas. Y otras siete piedras vinieron a oír el himno y entrebailaron con los peces y se volvieron siete pájaros de siete colores cada uno y bebieron del lago y volaron a buscar néctar de luz y polen en el prado y llevaron la vida de los árboles frutales y las flores más allá de los siete mares.
Y aunque no todo era feliz en el universo y la niña y los peces piedra y las aves piedra sabían que en la convivencia hay lucha y en el cielo hay amores y guerras, nacimientos y muertes, luces y sombras, ese día todos se durmieron soñando los mejores ecos del signo.
Al otro día las aves eran piedras otra vez y los peces eran piedras otra vez y ya se había evaporado el lago de las felices lágrimas pero la niña derviche amaneció con ganas de salir a caminar, a cantar y a danzar el signo por donde el día la llevara.
Para que el día nos traiga, -dijo- vamos al día con nuestra renovada voluntad de amor.
Para que este día y cada día den también de su hambre y su fruto, su sed y su agua, vamos a despertar el signo-ordenó-.
Si la piedra puede ser pez o pájaro, -se dijo- ¿Por qué no podría yo volver a despertar y volver a salir a la convivencia creativa, aún cuando no todo sea luz y calor, amor y alegría, canto y danza?


*************************************************************
Es menos malo agitarse en la duda que descansar en el error.
Alessandro Manzoni


*************************************************************

3 comentarios:

  1. qué maravilla, qué original...!

    Para ir más allá de la lectura.

    Un abrazo Rubén, Gus...

    ResponderEliminar
  2. David Antonio Sorbille dijo...
    Estimada Analía: mis sinceras felicitaciones por tu excelente revista literaria. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Querido Gus: Muchas gracias por tus conceptos hacia este escrito de Rubén.
    Querido David: Muy agradecida por tus palabras hacia la revista con voz propia.
    Mi abrazo
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner