lunes, 20 de septiembre de 2010

Pablo Martínez Antúnez

-Oaxaca, México-

De ti caduco

De ti caduco en las mañanas
cuando los ayeres de tu vientre me matan a escondidas.

Mi decrépito caminar me obliga a despertar junto a tus ojos,
entonces a orillas olvido tu bejuco agusanado
enterrando tu cielo en mis hombros rotos.


Psicosis del amor (1° parte)

El sufrir enaltece su espacio,
y en el llanto habita su nombre,
cabalga en la chispa amarga
y retoña en el corazón moribundo,
libera una sonrisa fugaz
y sepulta el beso sin piedad,
vaga entre sollozos de la soledad
y dolor profundo adorna su existir
Cuando se tiñe con rosas rojas,
gotitas de lágrimas endulza su morada
y niega el desvelo desconsolado,
y sin piedad embriaga con la miel
que brota sin cesar en su propia fuente
El caminar recoge las migajas que libera,
y finge cuando siembra vasos de ternura…
¿Quién comprende al amor?...,
Se escucha el eco del silencio,
y nadie responde.


La forma del señor

De luna en luna he perseguido tu huella
buscando la forma de construir tus huesos en mis ojos,
de esta forma me he vuelto río a ciegas
hallando tu mejilla rota por mis pecados
ya abultados en tu costado.

Mi idea triturada en mi carne
acaba colgada de un pantano
gritando mustias lágrimas,
tú llegas Señor y me dices:
¿A quién buscas con forma en tu materia?

*************************************************************
No hay hombre tan cobarde a quien el amor no haga valiente y transforme en héroe.
Platón

*************************************************************

2 comentarios:

  1. Pablo, fue un gusto leerte porque hallé el amor en diversas expresiones.
    Va un abrazo
    Betty

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, Betty querida.
    Mi abrazo y mis buenos deseos siempre
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner