lunes, 20 de septiembre de 2010

Ignacio Giancaspro

-Buenos Aires, Argentina-


Émbolos y martillos
y el belicoso canto de las fraguas
en el acontecer febril
de la mañana
Sirenas, timbres…campanas
…………………………y las ruedas
ruedas girando sin cesar
al ritmo implacable
de una maza invisible
devorando sueños
moliendo recuerdos
…………………………y olvidos
moliendo esperanzas
Restallar de látigos certeros
……………como miradas
y susurros
suaves susurros… convincentes
embaucadores de promesas lejanas
queriendo aliviar el cansancio de los ojos
Pero no es posible soñar
con las alas atadas
Mientras en lo alto
junto al silencio de sol
que filtra una ventana
Los Señores del Reino
………escuchan
………observan
………calculan
………y callan

……………………marzo, 2010


Creo que fue en Nínive

Creo que fue en Nínive
donde dejé de olvido
un collar de piedras mágicas
que aún te debo de regalo
Lo robé una noche
a una sacerdotisa de Assur
con quien tuve amores
un verano
Desde entonces
vago sin cesar por el Tiempo
saltando edades
deteniéndome en las horas
tranquilas
de las siestas campesinas
para aspirar
en un voluptuoso
murmullo de hierba
el sentido de la brisa
De pronto atravieso comarcas
como un viento fresco
cabalgando
delfines astrales
Desciendo
interminables escaleras azules
que llevan hacia el vértice
de lujuriosos túneles
Subo trepando
enredaderas rojas
en tu búsqueda siempre
Navego en el sereno canto
de un oboe
que anuncia estremecido
el esplendor de un atardecer
Me lleva el vuelo del viento
hacia el asombro de los naranjos
y me pierdo
en el infinito
de tus ojos claros
para siempre
ardiendo

……………………Primavera del 92


Poema primero

Atleta olvidado
Pensador sombrío
Soñador ardiente
Arcángel dormido
He escuchado
corceles en mis venas
y sentido al Oráculo
anunciar los signos
En la noche espacial
la magia alquímica
ausente de alquitrabes de cristal
prepara mi retorno
Yo no pensaba
que en mi sencillo atardecer
se abriera el canto
pero allí están Ellos
Yo lo sé
Mis ancestrales dioses me lo mandan
Debo renacer
Hoy he nacido

*************************************************************
Saluda a la ingratitud como una experiencia que enriquecerá tu alma.
Auguste Rodin

*************************************************************

4 comentarios:

  1. Ignacio: maravillosa poesía la tuya, certera como una flecha que da en el centro del blanco y también por ratos liberadora de lo onírica. Felicitaciones a vos y a Analía por esta publicación, que incluye tres poemas de diversa temática, muy representativos de tu escritura: social, romántica y humana. Excelente Irene Marks

    ResponderEliminar
  2. Muy agradecida por tus conceptos, querida Irene, siempre con palabras tan precisas en tus comentarios.
    Mi abrazo
    Analía

    ResponderEliminar
  3. Estimado Ignacio: celebro que tus poemas hayan llegado a este generoso sitio, desde el cual alcanzarán la difusión que merecen.
    Un abrazo. Horacio

    ResponderEliminar
  4. Apreciado Horacio:
    Me agrada que te hayas detenido en la poesía de Horacio. Realmente me honran tus palabras, gracias.
    Un saludo cordial
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner