lunes, 20 de septiembre de 2010

Ian Welden

-Copenhague, Dinamarca-

El tiempo perdido

Qué pensarán los dioses
acerca de nuestro sorprendente golpe clandestino?

Cuando lloras con un silencio alarmante
porque no menciono la palabra esperada?
O me alarmo ante tus desapariciones furtivas
no sabiendo que es porque rondan los ángeles
a tu alrededor?

Cuando ahí al otro extremo del cable
en madrugadas que jamás coinciden
creemos escuchar vocecitas ajenas
en el auricular?

Qué dirán nuestros ancestros
observando atónitos
nuestra maraña de alambres y cuerdas confundidas?

Cuando te miro por mi ventana
y jamás te veo
o me observas bajo tus árboles
y ni siquiera divisas mi sombra
los dioses y los ancestros
se ríen de nosotros a carcajadas.


Canción de la nostalgia

Necesito caminar
llego hasta la Biblioteca Nacional
doblo
la Alameda se ha puesto un traje
de tarde eléctrica.

Necesito caminar
llego hasta el Parque Forestal
escucho
las campanas de San Francisco
jugando a campanear.

Son las siete de la tarde
y a nadie encontré.
Será porque a nadie a mi paso miré?

Necesito descansar
entro
a la fría Catedral.
Busco un lugarcito
para echar mis huesos
y ponerme a pensar.

Lejos, cerca, quizás dónde
se encuentra ese mar.
Se encuentra el agüita que me ha de regar.

Será porque a nadie a mi paso miré?


Horóscopo

Veo en la palma de mi mano
a un camello enloquecido
cruzando pantanos de oil contaminado
y a los cuatro jinetes del apocalipsis
arrastrando sus cabalgaduras muertas
a través de un interminable desierto en fuego.

Veo en la palma de mi mano
a un cóndor perdido
volando mansamente por el universo
sabiendo que su destino final
está a la vuelta de la próxima galaxia
y a un huemul herido
tomando el agua de un espejismo
en el Desierto de Atacama.

Veo en la palma de tu mano
que hacia el fin de semana próximo
serás inmensamente feliz.

………………………Los poemas pertenecen a El idólatra

*************************************************************
Dueños de sus destinos son los hombres. La culpa, querido Bruto, no está en las estrellas, sino en nuestros vicios.
William Shakespeare


*************************************************************

5 comentarios:

  1. Analía, quedé perpleja con estos poemas, fuertes y tiernos, con una seguridad de pensamiento que llega al lector. No había leído a IAN WELDER, confieso mi ignorancia y te agradezco esta cercanía con su poética.
    Abrazos
    Betty

    ResponderEliminar
  2. Maravillosos poemas de un maravilloso escritor y poeta chileno, radicado en Dinamarca...

    ResponderEliminar
  3. Queridas Betty y Maritza:
    Muy agradecida por sus palabras.
    Me agrada saber que has descubierto a este escritor, Betty. Hay bastantes escritores que muchos de nosotros desconocemos, verdad? a mí me pasa.
    Mi cariño
    Analía

    ResponderEliminar
  4. Siempre es grato leer a IAN, aquí, sobretodo, en medio de la atmósfera cálida y fresca a la vez de Analía, todas sus palabras parecen renovarse.
    me gustó, sobretodo, ELTIEMPO PERDIDO, con sus íntimas reflexiones e interrogantes tan humanas, por cierto.

    CARIÑOS IAN!

    ResponderEliminar
  5. Querida Amanda:
    Muchas gracias por tu lectura de los poemas de Ian, profundos textos.
    Mi abrazo
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner