jueves, 29 de julio de 2010

Verónica Díaz

-Berazategui, Buenos Aires, Argentina-

Quiero Saber

¿Por qué estás en mi mente
y no estás a mi lado?

¿Por qué siento tus caricias
y no estás a mis brazos?

¿Por qué al ver nuestras fotos
me provocan el llanto?

¿Por qué al escuchar tu voz
mi corazón late más rápido?

¿Por qué apareces en mis sueños
si no estás compartiendo mis sábanas?

¿Por qué al verte cada día
me produce una extraña sensación?

¿Por qué nuestra música preferida
me trae malos recuerdos?

¿Por qué cuando me despierto
a la mañana vos no estás a mi lado?

¿Por qué a nada me atrevo
si no tengo tu amor?


Ojos dulces de niño

Ojos dulces de niño que iluminas
al mirar nuestras vidas.
Conozco tus sueños
yo te cuido de tus temores
recuerdo esas tardes compartidas
entre juegos y parque…

Ojos dulces de niño que iluminas
al mirar nuestras vidas.
Seco tu cara las lágrimas
para que renazca una risa
andando en triciclo por el barrio
entre amigos y chocolatada…

Ojos dulces de niño que iluminas
al mirar nuestras vidas.


*************************************************************
Triste es el hombre en el que nada queda de niño.
Arturo Graf

*************************************************************

2 comentarios:

  1. Verónica, los dos poemas tienen un saborcito dulce que se queda pegado a los sentimientos, gracias por dejar tanta frescura.
    Un abrazo
    Betty

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus conceptos, mi querida Betty.
    Mi cariño y buenos deseos cada día.
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner