domingo, 13 de junio de 2010

Rodolfo Leiro

-Buenos Aires, Argentina-

Cuando habla el viento


El viento me trae mensajes de antaño,
murmurios de amores que ya fenecieron,
gemidos, susurros, secretos que fueron
acaso los duendes de otro mundo extraño;

los días felices, como un sol de hogaño
en ondas de fuego tal vez me envolvieron
y en el mismo viento quizás sucumbieron
en vientos gamados en rubor huraño;

un viento parlante me alcanza un recuerdo
con un gesto adusto, con su paso lerdo
y enrolarme quiere su largo vagido,

los vientos son bardos sembrando su acervo,
gacelas de vientos con su piel de ciervo,
poetas etéreos en su pecho herido.


Conversación

Me dispuse, con mi natural empeño
conversar con un libro de los míos,
los que encierran los férvidos estíos,
los que llevan inviernos en su sueño,

el dolor expresivo que fui dueño
como un gnomo sediento de rocíos,
mi cuaderno de témpanos umbríos,
tanto da como moro o caribeño;

tropecé con mi llanto no olvidado
mi lágrima de padre, desplomado
en el recinto del rito funerario;

y al cerrar aquel libro construido
con la pluma habitual de mi gemido,
sentí hundirme en el pozo cinerario.


Páginas ocres

Ocres páginas de mi ocre cuaderno
que guarda, con rito de arcano,
celosos recuerdos del tiempo lejano,
de la risa fácil, del verbo fraterno;

hitos de fracaso, casto beso tierno,
renglones de luto en canto profano
y el lápiz es ocre y es ocre mi mano
y es ocre la rima de mi verso yermo;

y es ocre mi cuerpo, asténico, enfermo,
y es ocre recuerdo del ciclo materno
y es ocre mi espejo que fue veneciano,

y es ocre celaje mi verbo salerno
y es ocre mi suerte de sádico averno
y es ocre saludo mi cabello cano.


Hoja final

.........Nota del autor:
Este poema fue construido el 15 de junio de 1957
y lo extraje de la hoja final de un viejo cuaderno.
Aquí os lo dejo:


¡Hoja final inviolada!
¡Virgen blanca profanada
por los trazos de mi pluma!
¡Hoja final intocada!
¡Blanca Virgen desposada
entre fiebres y entre brumas!

¡Hoja final que me miras
Blanco papel que suspiras
enamorado y sediento
y que mi mano transita
con la ternura infinita
que mece mi sentimiento.

¡Final hoja inmaculada!
Blanca paloma que exhalas
tu suspiro postrimer
y te das blanda y mimosa
como una alfombra de rosa
que se tendiera a mis pies!

¡Final hoja imposeída!
Papel blanco que convida
a mi perenne arrebato
y llenando tus carillas
mis desoladas vigilias
hallan su propio retrato!


Poemas del libro Páginas Ocres. Edición del autor, Buenos Aires, abril 2010.
Páginas Ocres fue presentado el día 6 de junio pasado en los salones del Café Tortoni (Buenos Aires, Argentina).

*************************************************************
Un gran hombre demuestra su grandeza por la forma en que trata a los pequeños.
Thomas Carlyle

*************************************************************

2 comentarios:

  1. Gracias querida Nerina. Es un gusto publicar los poemas de Rodolfo, excelente ser humano y buen poeta.
    Mi cariño
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner