lunes, 26 de abril de 2010

Jorge Luis Estrella

-Buenos Aires, Argentina-

.............Poemas de un mapa alucinado

Puerto Despierto

A la hora en que las aves duermen
con la elegancia que las caracteriza
llegué a Puerto Despierto
y colgué en el aire algunos cuadros de Quinquela.
Los pescadores hablaban con los peces
advirtiéndoles de la terrible trampa que es el anzuelo
y me entretuve en mirar dos o tres recuerdos
que sobrevolaban la mente de un suicida.
Una anciana que estaba por ahí de picnic
me alcanzó un mate
pero yo le dije que no sabía jugar al ajedrez
y ella emitió una risa clara y buena.
Una villa miseria bailaba en la otra cuadra
por un sueño perdido
y una radio vomitaba partidos de fútbol
con goles que se ahogaban en el agua amarga.
Los borrachos y los pecadores iban y venían
dando tumbos de vicio y de lujuria.
La soledad paseaba desprevenida por la rambla.
De pronto, llegó la policía
y se llevó presa a una nube que amenazaba lluvia.
Yo me quedé mirando cómo las mariposas
tomaban sol en la rambla junto a las gaviotas.


Limerh

En el aeropuerto me robaron la calma que traía en el equipaje
y pisé la selva de Limerh con los nervios salvajemente erguidos.
Me recibieron aves de rapiña y un lince con los ojos vendados.
Un tambor se esmeraba en darme una autóctona bienvenida.
Pero, ¿qué queda de nosotros cuando huimos tanto?
Tan sólo ojos para ver las ramas de los árboles encorvadas de frutos
y el pesebre donde Dios vuelve a ser Niño cada año.
Limerh estaba rubia y lujuriosa de criptógamas.
La primavera no le llegaba nunca y los pies de las cosas
sólo sabían de hongos y telarañas y pánicos.
Pero la confusión que aprendimos en nuestro entorno
nos persigue como un recuerdo indeleble que incomoda.
Una alfombra roja instalada cerca del muelle
me hizo pensar en ceremonias con reyes y pajes.
En mi ojo derecho algunos insectos jugaban a suicidarse,
en mi ojo izquierdo, una madre lloraba por su hijo vivo.
Cuando no hay flores es bueno olvidarse de todo
jugando a la piedad y a la mazorca.
Limerh, de noche, se pone en posición fetal
y desespera.

*************************************************************
He descubierto que no hay forma más segura de saber si amas u odias a alguien que hacer un viaje con él.
Mark Twain


*************************************************************

7 comentarios:

  1. Jorge Luis: aquí o allá, quiero decir en Argentina o en España, siempre serás el mismo, con tu sentido del humor, con tu visión risueña de la vida. Y siempre será un placer, leerte o escucharte.
    Un abrazo
    Celina

    ResponderEliminar
  2. Todo se estrella cuando Estrella todo rompe desde el fonema!

    !genio!

    ResponderEliminar
  3. Hola Jorge:¿qué puedo decir? Me dejaste muda con tus viajes. Nunca hubo viajero más original.Esa amistad tuya con todas las cosas llega a lo disparatado, cuando "uan anciana que estaba por ahí de picnic me alcanzó un mate".Pintás mundos completos, con ribetes surrealidstas, metafísicos, e irónicos. Gracias por estos maravillosos viajes(¿existe Limerh?Será cuestión de buscar tan exótico lugar en el mapa, aunque hya que precaverse porque parece bastante peligroso) Como siempre , tus poemas son para releer,ya que detrás del absurdo y el aspecto risueño hay otra realidad, que se denuncia y grita . Saludos poéticos Irene Marks

    ResponderEliminar
  4. un abrazo Estrella
    como siempre
    genial
    alba

    ResponderEliminar
  5. Queridas Celina, Mónica, Irene, Alba:
    Gracias por las palabras para la poesía de Jorge Luis.
    Mi cariño
    Analía

    ResponderEliminar
  6. Caramba, escribí un comentario expresándote, una vez más, mi admiración, y se voló.
    Insisto porque soy tozuda: es un placer leerte, querido Maestro, aunque me dé bronca no lograr esa estaura.
    El abrazo rosarino
    Betty

    ResponderEliminar
  7. Gracias Betty querida.
    No te preocupes, todos tenemos ciber inconvenientes :-)
    Mi abrazo y mi cariño
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner