lunes, 26 de abril de 2010

Emilse Zorzut

-La Plata, Buenos Aires, Argentina-

Ruidos

Ni siquiera el ruido de mis pasos
encuentra lugar entre los ruidos,
sólo deja su angustia en el adentro
donde como tambor repiquetea
para no morir en la orfandad.
Y se encuentra con la huella de mi sombra
que en silencio deambula por la senda.
Ella es dueña del ruido de mis pasos,
se incorpora al universo de mi vuelo,
acaricia mi angustia, no mi cuerpo
y el milagro se produce en mis tinieblas.
Somos una las dos en el espacio
para enfrentar duendes y dragones,
el ruido del andar como eco
sutilmente vuela a la montaña
donde la cueva del halcón abre su puerta.


Búsqueda

No sé dónde descansan mis certezas
en el cementerio de las dudas,
supongo que no colocarán la lápida
para que nadie invente vientos
que altere lo estático del misterio.
Quisiera rendirles homenaje
pero nadie sabe indicar la senda
que seguro se desencantó.
Y ya no me quedan fuerzas,
sólo puedo bucear en barro,
buscar luciérnagas que quizá dormitan
en el jardín de mi morada.


Si muero…

Si muero esta noche
lo haré sin presentar quejas,
sin decir lo que causó mi muerte,
sin contar que mi alma
se ahogó sumergida en mis lágrimas.
Si muero esta noche
será por sofocar alaridos,
por no tolerar mis propias culpas,
por haber perdido el camino
hacia la paz y la luz
que era mi búsqueda.
Si muero esta noche
no habré cumplido muchas promesas,
no habrán pasado por mis manos
todas las cuentas del rosario,
habré perdido los avemarías
en el naufragio de mis propios sueños.
Pido perdón si muero esta noche
al sol que no veré mañana,
a la mano que espera mi ayuda,
a los pájaros que encerré
en mi jaula...

*************************************************************
Es sincero el dolor del que llora en secreto.
Marcial

*************************************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner