miércoles, 24 de marzo de 2010

Juan Antonio Borges

-Malvinas Argentinas, Buenos Aires, Argentina-

sos mi reina

no te arrastran los vientos que arrasan con todo
ni tampoco pueden devorarte los mares sedientos
sos reina
y en tu corona no hay oro ni piedras
apenas mis dedos incrustados en su eterna caricia
tampoco tenés ejércitos que te escoltan
tan sólo mis pasos que te siguen en cada camino que emprendas
sos mi reina
y esos mortales jamás reconocerán tu reino
sólo yo puedo verte
con tus pies de cristal y tu cabello de mar
yo soy apenas un guerrero desnudo abriendo océanos salvajes para que camines
soy tan sólo un mortal que junta pétalos de rosa
y desafiando templos, jerarquías y leyes
te haré juramentos eternos cubriéndote entera con mis pedacitos de rosas húmedas
sin ofrecerte más riquezas que un amanecer repleto de calma…


Ansiaba tu llegada

Ansiaba tu llegada me lo dicen los pájaros coloridos
de mi cuerpo
me lo grita la brisa que me acaricia en la noche
y en la oscuridad de los que sufren, de los desposeídos, los oprimidos
están tus manos curando heridas,
y no hay himno más grande que tu dulce voz
la batalla es larga/persistente
pero es a tu lado
ansiaba tu arribo por eso mis manos están abiertas
urgentes por acariciarte.


Si te elijo

si te elijo no es porque callés
sino porque gritás ante el silencio cómplice,
porque llorás en los mundos donde todos ríen mofándose
te elijo porque te conmovés ante tanta injusticia
mientras las burguesitas elijen zapatitos y carteras
vos sos única porque tus ojos luminosos no pasan desapercibidos
y en tu trinchera cotidiana das batalla
mientras todos se agachan
resignados / traidores
tu coherencia, tu dignidad
hembra compañera /
hembra batalladora
que nunca das por abandonada ninguna lucha contra la opresión…
por eso y por tus ojos que me hacen invencible
a cada paso de nuestra lucha te elijo una y otra vez…


Enemigos de los trabajadores

de que color es tu sangre?,
de que vientre blanco salió semejante bestia?
a qué jugabas cuando eras niño
y adónde habrán quedado esas caricias que te hacía tu madre…
mientras esos hombres que construyen casas,
o esos otros que hacen funcionar las fábricas van creando,
vos vas aniquilando trabajadores


Voy hacia la lucha

poco a poco
me voy extraviando en tu mirada,
cuando levantamos banderas, compañera
y en el grato sueño de nuestra victoria tomo tus manos
y me quedo perplejo recordando tu risa
el enigma placentero de tus dedos curando mis heridas
voy hacia la lucha
y me llevo tus besos,
cada mañana espero lo inesperado, la revolución
construyendo nuestras trincheras
pero tu piel, pero tu piel
en cada batalla me acompaña


*************************************************************
Secreto
Antes yo no sabía
por qué debemos todos
-día tras día-
seguir siempre adelante
hasta como se dice
que el cuerpo aguante.
Ahora lo sé.
Si te vienes conmigo
te lo diré.

José Agustín Goytisolo


*************************************************************

2 comentarios:

  1. Bellos poemas Juan, un gusto leerte, Gus.

    ResponderEliminar
  2. Gracias querido Gustavo, es un gusto publicar los poemas reflexivos de Juan.
    Mi abrazo
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner