jueves, 11 de febrero de 2010

Alicia Perrig

-Villa María, provincia de Córdoba, Argentina-

Purificación


Haré una barricada con el miedo

una pira de mentiras
………………….olvidos
………………y estafa sin reja en las ventanas

un montículo con los desperdicios del goce
de costas sin muelles ni bahías
de manos envenenadas
en la última sonrisa de la infancia

cortaré calles
con escombros de locuras rojas
……………………….de matanzas verdes
……………………….de miserias lívidas

arrastraré palabras sin sepulcro
ramos de flores con olvido de polen
y camas sin cobijo de muertes despiadadas

haré una barricada con el miedo

y en una de esas noches en que el grito cercena la garganta
crepitará una hoguera de cárcel y saliva
fagocitándome las manos
……………………….las mejillas
……………………….las mañanas

ya no sabré después
que el olor de mi carne
hecha humo en su viaje de tormenta
atronará el insomnio de los que caminan de espaldas.


A él

No estaba seguro de poder sentir
cómo un arrebato
de menta y sábanas limpias
lo amanecía al escucharla
cómo se le empañaban las ventanas
cuando los hoyuelos de su risa
le desplegaban gaviotas
y le escribían panes en las manos ásperas
cómo entre los dientes
se le rompió un beso
aquel día
cuando la tuvo tan cerca
que pudo verle florecer azucenas
en la garganta

cómo concebir
que un galope de audacia le abría las mañanas
cuando su pelo le volaba rojos
en la tiza de la pizarra

a él
que se había gastado la vida
encadenando crucigramas.


Esperaba

Solía sentarse a pensar

ella
toda gris
toda harina
estaba segura que él había nacido
que regaba alguna calle
con sombras de araucarias
con olor a pisos de madera
con aldabas de bronce en la garganta

llegaría una siesta de laureles con sueño
un mediodía de diciembre
cuando en los alfalfares trenzan su brisa
un contraluz de mariposas blancas
y tendría las manos como vasijas de barro
y el pecho ancho
ancho y solo
como la pampa

estaba segura que él había nacido
por eso lo esperaba


*************************************************************
Leer puede volverla a una, rebelde e infundirle la idea de que es posible apartarse del camino que le habían trazado otros.
Michèle Petit


*************************************************************

7 comentarios:

  1. Alicia leerte es para mí una lección, un abrazo amiga, Gus.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, querida Analía, por el privilegio de formar parte de su "voz propia".
    Abrazos
    Alicia Perrig

    ResponderEliminar
  3. Mis tan queridos Gusti y Alicia:
    Son dos grandes. Hermosas personas y excelentes poetas.
    Gracias a Ud. querida Alicia, su voz enriquece a esta publicación.
    Mi abrazo y mi cariño a los dos.
    Analía

    ResponderEliminar
  4. Alicia: cómo brilla tu poesía. Me impactó especialmente el poema "Esperaba", con sus imágenes ("cuando en los alfalfares trenzan su brisa
    un contraluz de mariposas blancas") increíbles y su sentido tan universal, el de la espera del ser amado.Un saludo cariñoso para esta poeta que transmite mucho Irene Marks

    ResponderEliminar
  5. Gracias querida Irene.
    Sí... mi querida Alicia transmite y expresa muchísimo con sus imágenes intensas.
    Mi abrazo
    Analía

    ResponderEliminar
  6. Alicia, qué gusto leerte, en la variedad de los temas hallé la misma sensibilidad y mucha precisión en la palabra.
    Un gran abrazo
    Betty

    ResponderEliminar
  7. Es realmente un placer leer la poesía de Alicia, querida Betty, gracias por tu comentario.
    Mi abrazo
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner