viernes, 25 de septiembre de 2009

Alfredo Lemon

-Córdoba, Argentina-

Confesión en tiempo de lluvia


La lluvia moja las ventanas de la casa.
El tiempo agrava la soledad del suplicante.

¿Quién enhebra las notas de un violín melancólico
en la noche más fría del invierno?

La lluvia humedece los contornos del alma.
La tierra entristece de sombras la luna.

¿No sería mejor
recordar de una vez para siempre?

Cartas que nunca llegaron,
paraguas de pie en un rincón,
sombreros ensimismados,
tazas con borra de café,

un baúl lleno de arrepentimientos
………………………………………………y despojos.

Siguen las gotas salpicando los postigos.

Me llueven lágrimas por dentro
y el amor no ha llegado todavía.


Vigilia

Hay días en los que sentado frente a la máquina de escribir,
pienso que estoy delante de un piano.

Los dedos se deslizan por el teclado intentando una pirueta.

Quisiera lograrlo:
ascender hasta la música y no caerme.

Pero debo confesar: mi espíritu se esfuerza
pero la virtud no llega.

Todo sigue blanco sobre el pentagrama en blanco;
pura vigilia bajo una luna estéril:

carencia que pudo haber sido fiesta,
promesa de ser lo que nunca podría,

vocación intacta, talento impotente,
pasión en fuga, lastimada.


....................Poemas tomados del Boletín Basta Ya

*************************************************************
Generalmente, se puede asegurar que no hay nada más terrible en la sociedad que el trato de las personas que se sienten con alguna superioridad sobre sus semejantes.
Mariano José de Larra

*************************************************************

2 comentarios:

  1. Querido Alfredo, pero yo se que hay un pentagrama secreto, sobre una luna blanca , que las notas son las palabras con las que urdís poemas.
    Un enorme abrazo de

    Silvia

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tus conceptos, querida Silvia.
    Un saludo cordial
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner