domingo, 5 de julio de 2009

María Pugliese

-Muñiz, provincia de Buenos Aires, Argentina-


llueve a más no poder
un agua que se acuna entre ramas de glicinas
sobre el techo metálico
una lluvia que aturde
y no deja oír
cómo corrí
para espantarlo
en cuántos tonos
repetí a viva voz
cada frase pausada
que no permite descifrar a solas
el criptograma oculto
que pinta estelas de cometa
sobre el pino
que lava sombras refractarias
detrás de las persianas

llueve
a más no poder
una lluvia
que canta en los umbrales
un son de violetas enlazadas

llueve
a más no poder
una lluvia ahumada
que graba en los cristales

cómo pude
por qué resulta extraño
si fue nodo de estrellas
si no está



…………….* * *

poco más
que una parva de hojas en incendio a campo abierto
que un barniz de insinuaciones
con regueros de figuras
que la rueda de carros
que zanjas malolientes
poco más
que pasajes de ladrillos
que flores de paraíso en cementerio

poco más
que esta extensión de sílabas
sobre papel impreso
a modo de ofrenda

………………………que estés acá y verte no más que para verte


Los dos poemas anteriores pertenecen al libro Vigías en la noche (2007)


…………….* * *

Sin testigos
asisto maniatada
al despliegue de fragmentos
que danzan aromas
objetos arrojados sobre objetos
quietud
Camino
y cada paso
dibuja su laberinto de cenizas
derroteros
donde no sopla el viento
Sin testigos


*************************************************************

Creo que las mujeres sostienen el mundo en vilo, para que no se desbarate mientras los hombres tratan de empujar la historia. Al final, uno se pregunta cuál de las dos cosas será la menos sensata.
Gabriel García Márquez

*************************************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner