lunes, 27 de abril de 2009

Roxana Rajmilchuk

-Nació en Santa Fe y reside en El Bolsón, Río Negro (Argentina)-


Detrás del ventanal,
caramelo transparente
que apacigua la mirada
veo gente vestida de mediodía
paseando sus pausas
o sus ajetreos.

El clima entre frío y templado
regocija al árbol
de alegre iridiscencia.

Una paloma camina
cabizbaja en traje gris
dirigiéndose
al palacio de justicia
donde los antiguos ascensores
la esperan para llevarla
hasta el juzgado de turno:

uno de tantos trámites
que el invierno realiza
mientras, aquí en el bar,
las sombrillas plegadas
me hablan de un
sol fenecido.


……* * *

En las oficinas del sueño
acomodo carpetas forradas
con lentejuelas.

Mi secretaria la musa
atiende los llamados
silbadores.

Extraigo papel carbónico
del lado oscuro de la luna
y mi laptop
es un pájaro carpintero
dejando marca en los árboles.

Administro
la locura de dimensión ingrávida
en estantes y ficheros
fabricados en las nubes.

Un ángel cadete
hace los trámites
deslizándose a pura
energía eólica
proveniente de las
órdenes emitidas
por mi voz de gerenta embrionaria.

Los empleados
salen a fumar silencio
en un pasillo atestado
de almohadas.

En las oficinas del sueño
se tipean cartas
con letra ilegible.

Sólo los abedules del ensueño
contestan con señales
abrillantadas.


*************************************************************
Nuestra razón suele ruborizarse ante ciertas inclinaciones de la Naturaleza por no lograr advertir las razones profundas que la asisten.
Luis Franco


*************************************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner