lunes, 27 de abril de 2009

Gustavo Córdoba

-Catamarca (Argentina)-

Oda a Emegidio Perea


El hombre, al parecer, no era tan viejo,
al menos por adentro;
sin embargo los años le caminaban por afuera
en el rostro y en las manos
arrugadas por el trajín diario,
ritual antiguo de cosecha y viento…

Su corazón de trigo
era de todos y para todos,
y lo daba a comer a todos
……todo el tiempo.

El hombre, era así,
la ternura le crecía como el agua vertiente
..........de su cerro;
era recio por fuera
..........y puro pan, por dentro…

El hombre, era así;
Emegidio Perea, era su nombre
……y nativo de El Puesto
y la Romelia, su mujer, guardadora eterna
de su sombra,
………su guitarra y su verso.

Ahora, de buen seguro, allá en el Cielo,
su copla de albahaca enharinada
en su garganta vendrá desde el recuerdo
………para gritarnos:
¡soy Emegidio Perea! nací en El Puesto
y vuelvo en carnaval con las vidalas
guardadas en el pecho para cantarlas, todas juntas,
¡esta noche, de nuevo!

El hombre era así,
Emegidio Perea se llamaba,
y nativo de El Puesto…


Oda para mi ausencia

Me iré,
de buen seguro cuando el tiempo
…………del agua,
y florezcan rosales los días
de mi tarde;
me iré llevando a cuestas tu nombre
……a flor de labios
y ha de oler a ternura la seda
…..de tu mano…

Solo será un recuerdo el calor
de tu abrazo,
y la sal de tu lágrima
……y tu párpado herido
y algún remordimiento mojando
mi cansancio.

Me iré,
cuando la noche despunte madrugadas,
con tu nombre pequeño en mi mano
………guardado,
con tu voz, tu recuerdo,
padrenuestro para el último viaje,
con tu adiós de distancia
caminando mis calles…

. . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Me iré,
de buen seguro cuando el tiempo del agua,
¡y florezcan rosales, los días de mi tarde!


*************************************************************
El corazón del hombre necesita creer algo, y cree mentiras cuando no encuentra verdades que creer.
Mariano José de Larra


*************************************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner