martes, 24 de marzo de 2009

Rodolfo Leiro

-Buenos Aires (Argentina)-

El petizo


Que leyenda el petizo Biscarreta,
hoy un mito su estampa de cafiolo,
jetra claro, lengue, lompa, polo
de javie profesión de proxeneta.

Sin embargo fue piola y su pebeta
enroló las pasiones de un pipiolo,
y una noche cualquiera, alma de trolo,
lo junó, en pleno centro, a Biscarreta.

Le disparó en el pecho, vil ofensa,
sin dejarle un respiro a la defensa
de un macho que cayó sin una queja.

Yo estuve en el velorio, concurrido,
de un cafiolo acaso bien querido.
De adiós, el beso tierno de su vieja.

………Poema en lenguaje popular lunfardo, del libro En lunfa (agosto 2008)


Forma

No fui apóstol, señor, yo no lo he sido
mas tampoco un osado traficante,
si mi grito, tal vez, fue desafiante
para urgir el parpar de tu latido,

pude ver más allá de mi gemido
mas atrás del discurso delirante
pude obviar aquel síntoma insultante
y acopiar mi ración de lo vivido,

ya en el tramo que rota sin sentido,
en el paso postrer, en que ya herido
busco el foso final que me contenga,

miro el largo camino recorrido,
donde acaso mi soplo, conmovido,
tendrá forma del libro que se ofrenda.

………………………………………………….23 de diciembre de 2008

*************************************************************
En plena moda del desencanto, cuando el desencanto se ha convertido en artículo de consumo masivo y universal, seguimos creyendo en los asombrosos poderes del abrazo humano.
Eduardo Galeano


*************************************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner