martes, 24 de marzo de 2009

Francisco Cenamor

-Leganés, España-

cansancio ajeno

hay cada mañana una mujer maría
que se sienta al borde del abismo de su cama
mira hacia abajo antes de saltar
y duda sin remedio de si irá al trabajo

hay cada tarde un hombre manuel
que se sienta cansado en un banco del gimnasio
mira su peluda barriga que no baja
y piensa en sacar mañana todo su dinero e irse

hay también cada mañana un joven raúl
que coge sus libros para ir al instituto
mira con ojos dormidos el desorden de su mesa
y encuentra el cedé que le gustaría quedarse a escuchar

hay cada atardecer una abuela cipriana
que abandona con paso cansado el cementerio
mira con envidia la tumba del marido
y siente que pronto se liberará de su pesado cuerpo

hay cansancio en estos días extraños
y aunque me levanto de la mesa y lo dejo
me dan ganas de escribir al final del poema
que tal vez sean mis ojos los que se han cansado

…………Del libro Asamblea de palabras (Ediciones Vitruvio, Madrid, 2007)


generosidad

cómo nos cuesta aún dar un beso
un abrazo o una caricia
nos valoramos tanto como el oro
y egoístas
lo retenemos
como si el cariño se gastase

nuestro cuerpo es nuestro
y a la vez
no nos pertenece
porque nacemos de un acto de creación

malgastemos juntos los besos
los abrazos y las caricias
no dejemos ni un solo momento de ternura
para la tierra que nos habrá de secuestrar
para el aire que llevará nuestras cenizas
demos al otro nuestro cuerpo
como el agua que necesita el sediento

seamos por fin libertad
pues no hay ser más libre
que aquel que se entrega a los demás

…………Del libro Ángeles sin cielo (Ediciones Vitruvio, Madrid, 2003)


*************************************************************
…porque ya se sabe que amontonados dolores se desgastan entre sí, y el movimiento y el cambio hacen que el alma medio se olvide del cuerpo y de ella misma.
Luis Franco


*************************************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner