viernes, 9 de enero de 2009

Xenia Mora

-Mendoza, Argentina-

Mesa vacía


Cómo encuentro mis rostros amados
cuando las bisagras del tiempo
cerraron todas las puertas.

Cómo llego a mi puerto
exiliada en la cornisa de mi nostalgia
si desarraigaron mi ancla.

Cómo descubro mi sonrisa
cuando tengo el vacío
enraizado en mi mesa.

Salgo corriendo por las calles del mundo
busco a mis hijos
llora mi útero su ausencia.

Cómo sigo respirando
cuando este cabestrillo
lo llevo clavado hasta el tuétano del alma.

…………………………………………………………08-11-2008

Cuando el alma llora

La tenue luz de la lámpara
enciende soles
que dibuja dos siluetas
danzando en la casa.
Ríen los ojos y se abrazan
y el presentimiento llora.

La sombra de la noche
aúlla dos destinos
retumba el latido
desde la piel del silencio.

Me crecieron raíces
que se aferran a tu tierra,
aunque van sangrando
la pronta ausencia.

La savia de mis venas
entrelazadas a ti,
no puede detener el tiempo
de los miedos
y se avecina la sequía
del jardín nocturno.

Aunque yo sea agua
y mis ojos rieguen cada pétalo
se consume la lámpara
y tengo que partir.

*************************************************************
Tu capacidad de conocer la felicidad depende de tu capacidad para conocer el dolor.
Macedonio Fernández

*************************************************************

4 comentarios:

  1. nada puede detener el tiempo de los miedos, sólo la partida.Es verdad tu poema pura verdad
    Anahi D.Bezoz

    ResponderEliminar
  2. Agradezco tus palabras, querida Anahí.
    Un cariño
    Analía

    ResponderEliminar
  3. Hola queridas poetas Anahi y Alicia!
    Les agradezco profundamente a las dos: A Anahi por sus gratos comentarios que son motivadores. También agradezco infinitamente a Analía por haberme publicado estos poemas queridos.
    Un abrazo inmenso a las dos amigas poetas.
    Xenia Mora Rucabado

    ResponderEliminar
  4. Gracias a vos, querida Xenia, por compartir tu voz con los lectores, desde esta publicación literaria.
    Un abrazo
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner