miércoles, 8 de octubre de 2008

Luis Felipe Hernández Mendoza

-Ica, Perú-

Santísima pachamama

Hace tres mil años
yo también estuve ahí
fui convocado
por los apus
por la tierra…el mar…el cielo…el fuego
y nuestra santísima naturaleza
y era para darle un tributo de amor
era el pago a la bendita
y amada pachamama
que pedía que la quisiéramos con amor
pedía que no destrozáramos
sus entrañas virginales

Hace tres mil años anduve
por los mismos parajes
subí sus escarpadas escalinatas
y sentí el aliento de su boca dorada
el soplo divino de sus vientos de libertad
agitaba sus banderas
y sentí la fuerza mágica…telúrica
en machupicchu…saysahuaman
en la piel de la pirámide
y en machupicchu sentí volar
hasta tocar el cielo
ahí respiré el aire más limpio
y puro del planeta azul
bajo un olímpico baño de sol
impulsé mi vida

En machupicchu bebí
del manantial de agua
que era como el maná de dios
a miel y leche
que brotaba de uno de sus pezones
inmensos de nuestra santísima madre tierra

Asistía cantarle
al espacio infinito
y le arrancamos al lugar las
más bellas canciones
tocamos su alma, sus fibras
y le cantamos los más bellos poemas
de testigo tú y yo
los apus
el firmamento de estrellas
y la amadísima pachamama
coqueteaba con nosotros
nos hablaba del amor de sus hijos
desde hace tres mil años

………………………………………………4 de enero del 2008

.............

3 comentarios:

  1. Original y sentida poesía en honor a la Pachamama.
    Víctor hugo Tissera

    ResponderEliminar
  2. Me gustó Luis, sentir y poder decir de este amor a la Madre Tierra y hacerlo tan bien como lo has hecho en este poema. Felicitaciones!

    Liliana Chavez

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias queridos Liliana y Vïctor, es un sentido canto a la tierra.
    Un abrazo
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner