miércoles, 10 de septiembre de 2008

Dardo Dorronzoro

El hombre libre

Estaban los dos hombres en un calabozo.
- ¿Por qué estás preso? - preguntó uno.
- Porque soy libre - contestó el otro.
- ¿Y qué es la libertad?
- La libertad no existe, como no existe el hombre. Sólo existe el hombre hambriento y el hombre libre.
- ¿Y qué es ser un hombre libre?
- No decir y no hacer lo que los hombres libres quieren que uno diga y haga.
- ¿Y si te obligan?
El hombre libre se rió.
- Precisamente – dijo-, ahí está la fuerza del hombre libre. Nadie puede obligarlo a decir ni hacer lo que no quiere.
- Sin embargo – dijo el otro-, ahora, por ejemplo, te obligan a no estar con la mujer que amas.
- ¿Y quién te dijo – contestó el hombre libre- que no estoy con ella?


Dardo Sebastián Dorronzoro, Argentina, 1913. En junio de 1976 fue secuestrado por un Grupo de Tareas de las FFAA de su casa en el barrio La Loma, Luján (Buenos Aires).

……Tomado de Isla Negra, revista de poesía editada por Gabriel Impaglione
….
http://isla_negra.zoomblog.com/



******************************************************
La verdad es totalmente interior. No hay que buscarla fuera de nosotros ni querer realizarla luchando con violencia con enemigos exteriores.
Mahatma Gandhi


******************************************************

2 comentarios:

  1. SIENDO YO MUY JOVENCITA, UNA NOCHE ME LLAMARON POR TELEFONO (ESTABA CASADA Y MI MARIDO ME ERA INFIEL) ME PREGUNTÓ UNA VOZ QUE ME ENCONTRARIA MUY SOLA. YO LE RESPONDÍ :--NUNCA ESTOY SOLA--
    AL LEER TU "LIBERTAD" ME HE DELEITADO CON ELLA PUES LA HAS EXPRESADO MARAVILLOSAMENTE. FELICIDADES. SOMOS MUCHOS LOS QUE DE VERDAD SOMOS "LIBRES"
    MARIA DESDE ESPAÑA.

    ResponderEliminar
  2. Es un texto intenso, esperanzador aún dentro de la soledad y el dolor. Es bueno saber que has encontrado una manera de identificarte, querida María. Muchas gracias por compartir parte de tu historia personal.
    Un abrazo
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner