lunes, 12 de mayo de 2008

Haidé Daiban

El Payador

Payando muy quedo
pirueta de letras,
desde las entrañas
contó su penar.
Vértigo y magia
de dichos que en marcha
como en lava ardiente
derramó el cantar.
Testigos del caso
fuimos en alerta,
paso a paso, abierta
nuestra admiración.
Mojados de luna,
en penas cautivos
fue cediendo pronto
nuestro corazón.
Sucede, hermano,
que tantas verdades
guitarra en mano
dejó el payador,
que abrió un surco hondo
de rezos dolidos,
que en nuestro silencio
muy pronto se hundió.

Balance

Se agotan los días
a veces lentamente,
otras como el paso del rayo,
dejando una estela
……un fulgor,
……….un temor…
Días hay
…….en que me detengo
…….y hago balance
…….lo más minucioso posible,
pero siempre se escapa
….el detalle, la fecha, la imagen
.…que prometió estar presente
………en la memoria.
….Y la incompletad me agobia
………con su abrazo oscuro…

Emigrante (Que viene y que va…)
……………………………………………A Esther, Alejandro
………………………………………………………y Favio


No sé qué nube lo cubrió de hastío,
qué espina honda le marcó el camino,
Él se fue lento, rumbeando destinos,
guitarra y mate, y un buen libro amigo.

Dejó las hilachas de toda su historia,
se empachó de angustia, hiel el corazón,
no marcó ni estela, ni huella, ni aroma,
se fue con el viento, nos dejó su adiós.

No sé si huellas de harina o cemento
grabaron los pasos de su deambular.
Irse le predijo: dolor, desencuentro.
Irse le predijo: perder o ganar…

Y va por el mismo camino marcado
de aquel inmigrante, con su viejo afán.
Y sus pasos nuevos, el revés desandan,
terrible ironía que viene y que va…

Haidé Daiban – Buenos Aires
http://www.gema.com.ar/toficio/tapas.html

*************************************************
El que niega su propia vanidad suele poseerla en forma tan brutal, que debe cerrar los ojos si no quiere despreciarse a sí mismo.
Federico Nietzsche

*************************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner