miércoles, 9 de abril de 2008

Gustavo Córdoba

Este abril

Este abril me llena de temores,
presentimiento oscuro,
abril sin rosas rojas,
abril, con este corazón
que aún late, herido.

Abril: otoño mío
preñado de hojas secas
y de cobres,
la savia se duerme entre los vasos
de un algarrobo, Taco, junto al río…

Huelo en el aire un desamor
de soles, y el saber
que he de quedarme solo
a la vera de un tiempo, detenido;
hurgando en los recuerdos
una sombra
que me acerque de nuevo
hasta tu sitio…

Este abril me llena de temores;
siento un otoño final
muy dentro mío…

Exilios

Constantinos Kavafis, esta noche
estoy parado
entre tu ayer, mi hoy
y tu distancia;
junto al palo mayor,
mi vieja barca
ya no resiste el embate
de mis tiempos
y siento que no puedo
regresar a Itaca.

Penélope, o quien sea,
en esta hora
ya no teje en la urdimbre
de los días,
ni los sueños, ni el amor
ni la esperanza.

Es que, sabes?
no hay peor exilio
que la vida prolongada más allá
del horizonte,
hacia el confín eterno de la nada.

Constantinos Kavafis,
ruega por nosotros
en este día, en esta noche,
en esta hora;
por los que aguardamos
al final
de la jornada,
aunque sea en semilla,
volver a Itaca.

Gustavo Córdoba - Catamarca

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *
Así lo minúsculo, puerta estrecha, si las hay, abre el mundo. El detalle de una cosa puede ser el signo de un mundo nuevo, de un mundo, que como todos los mundos, contiene los atributos de la grandeza.
Gaston Bachelard (Extraído de Ñusleter)
* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

1 comentario:

  1. No te conocía Gustavo, me parecieron excelentes tus poemas.
    Un abrazo Gus.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner